Desde que el pasado fin de semana el Gobierno aprobara el Real Decreto Ley que puso en marcha el Estado de Alarma en España, los viajes interprovinciales se han reducido a la mínima expresión. Según los datos presentados en la mañana de ayer martes por  María José Rallo del Olmo, secretaria general de Transportes y Movilidad del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, los servicios de transporte por autobús, ferrocarril y avión han sufrido caídas importantes.

Noticias relacionadas

En lo que tiene que ver con los trenes, los servicios de larga distancia, AVE, media distancia o Avant han tenido una ocupación media por debajo del 10%. Un significativo descenso que, en el caso de los servicios de transporte público por carretera en autobús, ha llegado al 83% en comparación a una jornada normal.

En los trayectos en avión también se está viendo una bajada importante. En el día de ayer y las primeras horas de hoy, los trayectos aéreos han tenido reducciones de su ocupación por encima del 60%.

Pese a las restricciones hay personas que necesitan seguir viajando por fuerza mayor ya sea laboral o personal. Mientras esté vigente el Estado de Alarma, sólo están permitidos los viajes para comprar alimentos o productos farmacéuticos, ir al banco, cuidar a familiares enfermos, desplazarse a una consulta médica, presentarse en el lugar de trabajo o volver al lugar de residencia habitual.

Esto abre la puerta a que las personas que necesiten realizar un viaje dentro de la península puedan hacerlo optando por medios de transporte público siempre que tengan una justificación. 

No usar mascarillas o guantes

La primera gran duda que asalta a los viajeros a la hora de realizar un viaje es la necesidad de estar equipado con algún tipo de indumentaria especial. Cada vez son más las imágenes de personas utilizando mascarillas o guantes tanto en sus desplazamientos en transporte público como, incluso, caminando por la calle o yendo a comprar. 

Las autoridades sanitarias consultadas por este diario han vuelto a reiterar el mensaje que vienen repitiendo desde hace semanas: No es necesario que las personas utilicen mascarillas, guantes o protecciones en el calzado. Los consejos que sí deben cumplirse a rajatabla incluyen lavarse las manos a conciencia y varias veces al día, no tocarse la cara y respetar la distancia entre personas. 

Cumpliendo con estas indicaciones las personas que se vean obligadas a viajar por causas de fuerza mayor estarán limitando las posibilidades de contagiarse. Estas mismas fuentes señalan que la utilización de otros complementos ha de limitarse a las indicaciones médicas para evitar un desabastecimiento de mascarillas u otros productos sanitarios allí donde realmente sí son necesarios.

Los propios operadores de transporte están ampliando también sus medidas tanto en materia de higiene y desinfección como en en sus políticas a la hora de distribuir a los pasajeros dentro de los vehículos. Unos refuerzos que se presentan como fundamentales a la hora de que los ciudadanos puedan desplazarse sin que aumente su riesgo de contagio

Separación y refuerzo de limpieza

Una de las compañías que ha tomado medidas más contundentes ha sido Renfe. La operadora pública ha decido cancelar y rembolsar todos los billetes vendidos para las fechas que coincidan con el Estado de Alarma. Desde mañana a las 00:00 las personas que necesiten viajar podrán comprar un nuevo billete que se ajuste a las limitaciones marcadas por las medidas puestas en marcha por el Gobierno.

A la suspensión del 50% de las circulaciones, Renfe ha añadido una limitación de la capacidad de los trenes del 30%. De esta manera la compañía puede redistribuir a los pasajeros con la mayor distancia posible en sus vagones.

Aunque los trenes no están llegando ni a ese 30%, en el caso de que un vagón fuese a máxima capacidad los viajeros irían solos en su fila y, además lo más separados posible de los de las filas delanteras y traseras. Este diseño establece que un pasajero que vaya en el asiento de la ventanilla izquierda no tenga nadie ni en el asiento de pasillo de su lado ni en los dos asientos del otro lado del pasillo. Además, en las filas cercanas, los pasajeros estarían colocados en la ventanilla contraria.

Del mismo modo, la compañía ha cerrado los servicios de cafetería y venta de comida en los trenes para evitar focos de contagio dentro de los trenes. Una medida que tiene el refuerzo de que, cada vez que un tren llega a su destino y antes de comenzar otro trayecto sufre un proceso de limpieza y desinfección. Unas tareas que están siendo llevadas a cabo por los servicios de la compañía y por la Unidad Militar de Emergencia (UME).

Filtros de nivel hospitalario

En el caso de las aerolíneas las medidas están siendo también muy contundentes. Iberia y Air Europa han reforzado la limpieza de tanto de sus aviones, como de las instalaciones y equipos. Desde Iberia señalan que, en el caso concreto de los aviones, ahora mismo "todas las superficies se están limpiando con productos con espectro viricida, fungicida, bactericida y microbactericida, eficaces contra el coronavirus, tanto de la cabina como de los aseos, las encimeras o los armarios".

La compañía de Globalia por su parte ha aumentado el número de limpiezas para desinfectar toda su flota con productos específicos de grado hospitalario capacitados para acabar con el coronavirus. Del mismo modo, Air Europa ha dotado a todos sus aviones de geles desinfectantes para uso de los pasajeros.

Además de las cuestiones relacionadas con la limpieza, ambas compañías han flexibilizado las condiciones para la elección de asiento. La tripulación puede redistribuir a los clientes en la cabina para mantener la distancia de seguridad para que viajen con la mayor distancia posible entre ellos. Algo a lo que está ayudando la caída de la ocupación por encima del 60% durante estos días.

En este sentido desde el sector aéreo se está recordando estos días que el aire de la cabina no se estanca nunca. Es una mezcla de aire del exterior y aire filtrado mediante filtros de alta eficiencia. Tienen capacidad para capturar las partículas que contienen virus con una eficiencia de más del 99,9%. Son exactamente los mismos que se utilizan en entornos hospitalarios de alta exigencia, como los quirófanos.

Así las cosas, las personas que se vean obligadas a viajar durante estos días lo podrán hacer sin tener que tomar más medidas de seguridad que las que ya se han recomendado para el día a día y con los más altos niveles de higiene y seguridad. No en vano, desde el sector señalan que los niveles de contagio entre tripulaciones de trenes y aviones en estos días ha sido casi nulo reduciéndose a alguna cuarentena por seguridad. Un indicador muy a tener en cuenta.