De manera indirecta, las negociaciones del Ministerio de Trabajo con los sindicatos y las organizaciones de trabajadores del campo de este viernes han 'reventado' la reunión del Diálogo Social. Las patronales habrían abandonado, junto a los sindicatos, la reunión ante las "faltas de educación" de los representantes del Gobierno.

Noticias relacionadas

Así lo explican a EL ESPAÑOL fuentes asistentes a la reunión, en la que se estaban tratando y negociando los aspectos más técnicos de la futura contrarreforma laboral que ya había empezado 'calentita' en el lado de las patronales.

Y es que en la noche de este jueves, el Gobierno había decidido desconvocar a las empresariales del campo a la reunión que en la mañana de este viernes los sindicatos del campo celebraron con Yolanda Díaz, la ministra de Trabajo, y a la que asistió el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias.

Falta de educación

Esta "falta de educación", tal y como indican las fuentes asistentes a la reunión, provocó que la reunión, a la que asistían técnicos de CEOE y Cepyme y de CCOO y UGT, ya se iniciara con cierta indignación por el lado de las patronales.

Pero el desplante que colmó el vaso de la paciencia de las empresas viene después. La reunión del Diálogo Social se estaba celebrando de manera paralela al encuentro de los agricultores, para abordar la situación de precariedad laboral de su sector agravado por la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), con Díaz e Iglesias.

En un momento dado del Diálogo, el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, se levantó de la mesa para asistir a la otra reunión. Y así ocurrió con otros representantes públicos hasta que no quedó más que el jefe de gabinete de Pérez Rey y patronales y sindicatos.

Ante este escenario, todas las partes decidieron pausar el encuentro, un paréntesis que se eternizó, según las patronales, y que les pareció una nueva "falta de educación" e incluso de respeto. Por ello propusieron la levantarse de la mesa y suspender el Diálogo Social de este viernes, algo en lo que habría estado de acuerdo las organizaciones sindicales.

Otra versión

En este sentido, la versión de los sindicatos difiere bastante. Desde este bando indican que llevaban varias horas de reunión y, como se solapaba con la del campo, decidieron darla por finalizada para seguir la próxima semana con el calendario previsto. Además, aseguran que hoy tampoco se cerraba nada definitivo.

Desde el Ministerio de Trabajo, extienden una versión similar. "La reunión con la patronal no se ha suspendido, se traslada a otro día de la semana que viene para abordar con ellos otras cuestiones específicas para las que Trabajo está estudiando su impacto económico". 

Sin embargo, este primer 'tropiezo' del diálogo social rompe con una armonía en la negociación con las patronales que venía siendo la nota predominante en las últimas semanas, desde que se formara Gobierno.

Fruto de esta armonía fue el acuerdo para subir el SMI a 950 euros (una cifra que no quería ninguna de las partes: todos perdían pero todos ganaban algo) y el inicio de la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral, una tarea que se espera que se realice en unos dos meses.