El primer gran logro del Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 950 euros, ya tiene visto bueno definitivo y se aprobará en el Consejo de Ministros del próximo martes

Noticias relacionadas

Tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el miércoles, se activará de manera retroactiva para todo 2020. Es decir, que los empresarios tendrán que pagar la diferencia proporcional que corresponde a enero a sus empleados y en materia de cotizaciones a la Seguridad Social.

Así será después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya firmado el documento aprobando la subida del 5,5%del SMI este jueves, junto a todos los miembros del Diálogo Social: Unai Sordo, de Comisiones Obreras; Pepe Álvarez, de UGT; Antonio Garamedi, de CEOE, y Gerardo Cuerva, de Cepyme.

Una ceremonia en la que ha estado presente también Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, y los vicepresidentes segundo y tercera, Pablo Iglesias y Nadia Calviño, responsables de Asuntos Sociales y Economía. Todo  esta presencia institucional muestra la importancia que tiene el haber llegado a un acuerdo con patronales y sindicatos para sacar adelante la subida salarial.

Reforma laboral

Y sin prisa, pero sin pausa, también se van a activar los mecanismos para derogar la reforma laboral del Partido Popular. Así lo ha confirmado la propia Díaz en rueda de prensa, quien ha concretado que la primera reunión con patronales y sindicatos con tal fin se producirá este viernes. 

La reunión estará capitaneada por el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, y según la ministra los primeros aspectos que se abordarán serán "la negociación colectiva, que tiene que volver a tener su propia voz, y los elementos de la subcontratación".

Pero Garamendi, responsable de la CEOE, ha evitado referirse a ella de esta manera ante la prensa. Se ha referido a la "mejora laboral" de la legislación y ha precisado que "el viernes nuestros equipos se sientan a abrir las mesas. La cronología de los cambios se asentará allí", tanto para la derogación como para la apertura de mesas nuevas de diálogo con patronales y sindicatos. 

Y es que Pedro Sánchez se ha comprometido a abrir nuevos campos de negociación  con los actores sociales, aunque esto no comenzará hasta febrero. "Se tratarán otros temas que queremos hablar, como la industria, la formación, la transición justa, el precio de la energía, las políticas de igualdad... Por citar solo algunas cuestiones que tienen que formar parte del diálogo social", ha explicado Álvarez, de UGT. "Todo esto es clave para el trabajo digno", ha precisado Garamendi.

La situación del campo

Tanto Garamendi como Cuerva, de Cepyme, han reclamado que "se tiene que tener en cuenta el 'agro', el campo. Si en alguna parte dice que el SMI no influye, la realidad es que sí lo hace. Y es muy importante que la mesa del 'agro' se reúna y se empiecen a hablar de los problemas de los agricultores de este país. Lo llevamos diciendo mucho tiempo".

Además, ha insistido en una reclamación que ya hizo cuando se llegó al acuerdo del SMI la semana pasada. "Es necesario que se desindexen los contratos públicos del SMI. Tiene una influencia muy importante y las empresas pueden entrar en pérdidas", ha alertado. 

Consultada sobre ambas cuestiones, Díaz ha tirado balones fuera. Sobre la desindexación ha indicado que aún no hay una postura gubernamental al respecto.

Sobre el campo ya ha dado a entender que no se variará el SMI que se tiene que pagar en este sector. "Hay problemas estructurales que son el auténtico problema y que no tienen que ver con el salario mínimo".

Además, ha afirmado que ya ha hablado con Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura, para compartir su preocupación sobre el impacto del SMI en el paro de su Comunidad. Sin embargo, ha afirmado que la situación no va a cambiar. 

Derogación del despido por enfermedad

Por otro lado, la ministra ha indicado que todavía no hay fecha para la derogación del despido por bajas médicas reiteradas. Aunque el documento está preparado, ha informado de que todavía falta algún "informe administrativo" y aún no puede ir al Consejo de Ministros. 

Sin embargo, Díaz ha asegurado que con lo que sí que cuenta es con apoyos parlamentarios suficientes para tramitar la validación del correspondiente real decreto-ley en el Congreso de los Diputados. 

Además, ha recordado que a lo largo de la legislatura "vamos abordar el despido en general, que es un tema muy complejo. No voy a anticipar debates. Esto lo vamos a plantear" tal y como refleja el acuerdo de Gobierno.