La primera reunión entre Yolanda Díaz, la nueva ministra de Trabajo, las patronales y los sindicatos ha tenido final feliz. El Gobierno ha acordado con el Diálogo Social subir el Salario Mínimo Interprofesional a los 950 euros.

Noticias relacionadas

Esto ha ocurrido tras las numerosas pistas que han venido dejando a lo largo de toda la jornada miembros del Gobierno como Pablo Iglesias y Carmen Calvo, que predestinaban un acuerdo cercano en dos intervenciones públicas este miércoles.

En cualquier caso, la cifra se queda por debajo de lo que en principio había exigido Unidas Podemos, 1.000 euros, cantidad que habían reclamado también los sindicatos UGT y CCOO.

Retroactividad

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Diálogo Social, Díaz ha concretado que espera que la medida beneficie a más de dos millones de trabajadores, aunque ha admitido que todavía no hay medida sobre cómo afectará a los empleados a tiempo parcial. 

La subida no entrará en vigor hasta que el Consejo de Ministros la apruebe, algo que no ocurrirá hasta que el texto se redacte y supere el correspondiente proceso de audiencia pública. En cualquier caso, ha aclarado que se aplicará "con carácter retroactivo" aunque no se le dé luz verde hasta entrado noviembre. 

Con todo, fuentes del Diálogo Social han admitido que al acuerdo solo se ha llegado con la cesión de todas las partes en algún punto. Y es que la cifra de 950 euros no deja contento a nadie... pero tampoco a disgusto.

Momento adecuado

"Hemos considerado adecuado en este momento el acuerdo para la subida", ha admitido Antonio Garamendi, presidente de la CEOE. "Nos hubiera gustado que fuera algo menos, puesto que el impacto del año anterior fue muy importante. Nos preocupaba mucho más la cantidad de 1.000 euros, que es legítima pero no era la adecuada".

Además, el responsable de la CEOE ha trasladado su petición de que se cambie la ley de indexación de los concursos públicos tras este cambio. "Las empresas se pueden ver obligadas a entrar en pérdidas. La ministra lo entiende. El que haya cedido a esta petición es la causa principal para haber aceptado esta medida".

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante la reunión con los dirigentes de la CEOE, Antonio Garamendi, y CEPYME, Gerardo Cuerva, y de los sindicatos, CCOO, Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez. Efe

Mientras, los sindicatos también se han dado por contentos. Además, descartan las críticas por el impacto que la subida del SMI pueda tener en la creación de empleo, tal y como ha venido alertando el Banco de España. "No es verdad. Al contrario, esta medida va a contribuir a generar más empleo en España y a mejorar la economía".

Se trata de una argumentación en la que también se ha mostrado de acuerdo Yolanda Díaz, quien ha admitido que se lleva trabajando en el pacto del SMI "mucho tiempo" y quien ha asegurado que las reuniones en el marco del Diálogo Social serán habituales de ahora en adelante. 

Senda de subidas

Lo que se ha quedado fuera de la reunión del Diálogo Social ha sido la apuesta del Gobierno para que el SMI esté en el 60% del salario medio para 2023, es decir, final de legislatura. 

La patronal considera que, en esto, hay que ir paso a paso. Además, fuentes de Trabajo admiten que existe cierta dificultad teórica a la hora de definir qué es la renta media. De hecho, uno de los objetivos es el de formar un grupo de trabajo para abordar este asunto.