Hace casi medio año que concluyó el mandato del presidente de la CNMC, José María Marín Quemada. No obstante, sobre la mesa del primer espada del regulador existen proyectos en marcha con los que el organismo pretende seguir introduciendo cambios en las formas de hacer cumplir las leyes de competencia. Uno de ellos trata de penalizar de una forma más decidida su incumplimiento.

Noticias relacionadas

En concreto, la CNMC está dispuesta a sancionar a los directivos de las empresas que no cumplan las normas de una forma más notable. Hasta ahora, las sanciones personales pueden elevarse hasta 60.000 euros como máximo, una cantidad que en el regulador consideran irrisoria puesto que, en muchas ocasiones, ni siquiera alcanza un cuarto de la cuantía tras las reclamaciones.

La intención de la CNMC es señalar de forma directa a los responsables de los incumplimientos dentro de las empresas, y que la capacidad disuasoria de las multas sea mayor. Aunque ya el pasado verano se puso esta opción sobre la mesa, después de que el Tribunal Supremo avalara su capacidad para hacerlo, fuentes del organismo apuntan a que el plan está avanzado.

Calviño, definitiva

Un plan en el que será clave la actuación del nuevo Gobierno, a través del Ministerio de Economía, liderado por Nadia Calviño, que está decidido a seguir trabajando en la trasposición de directivas europeas que se encuentran en stand-by. En concreto, el regulador y el Ejecutivo, que mantienen en este tema una relación fluida, tienen el foco puesto en la directiva ECN+.

Esta directiva, aprobada el año pasado, tiene como objetivo homologar la legislación de competencia en todos los países europeos. Basándose en la Ley de Defensa de la Competencia (2007), el organismo que preside Marín Quemada pretende aprovechar esta trasposición para incluir su petición sobre el aumento de la cuantía multas a directivos.

Las circulares, tema estrella

Marín Quemada insistió en su intención de trabajar en este plan en el marco del Spain Investors Day, celebrado esta semana en Madrid. En él, el presidente del regulador aseguró que, a pesar de haber concluido su mandato, actúa todos los días "como si me quedaran mil años de mandato".

El presidente del regulador hizo balance de las últimas actuaciones de la CNMC, entre las que destaca la aprobación de las nuevas circulares del sector energético. En concreto, el organismo, que se había marcado como límite el 31 de diciembre, ha aprobado de forma definitiva 12 de las 14 circulares.

La más polémica, la que afecta a las redes de distribución de las gasistas, no ha sido aprobada todavía de forma definitiva, puesto que se encuentran en fase de estudio las alegaciones recibidas al segundo borrador publicado por la CNMC.

"Hemos tratado de eliminar las posibles sobrerretribuciones que existieran y facilitar una perspectiva clara, estabilidad regulatoria y seguridad jurídica", insistió el presidente.