Al pensar en Ibiza, casi de inmediato, nuestra mente visualiza playa y fiestas sin hora de cierre. Pero la isla balear, además de esta oferta de ocio, ofrece al visitante un estilo de vida bohemio y un clima que invita a disfrutar de la naturaleza. Bajo esta visión, la firma alemana 12.18 Investment Management inaugurará en octubre el hotel Seven Pines Resort Ibiza con una meta: convertirse en un referente en el sector capaz de atraer a la isla turismo de lujo hasta fuera de temporada.

Noticias relacionadas

La empresa alemana, especialista en inversiones hoteleras y vacacionales de lujo, adquirió en 2014 un complejo de apartamentos edificado en los años ‘70 en San José. Tras su demolición y dos años de trabajo, el grupo está ultimando los detalles para su apertura en otoño de este año.

¿Fuera de temporada? Sí. El Seven Pines Resort Ibiza estará abierto todo el año. El buen clima de la isla lo permite y, según ha explicado director general de la firma, Markus Lueck, uno de sus objetivos es impulsar el turismo de la isla durante todo el año, “siempre que tenga sentido económico”. Es más, el directivo ha avanzado que la isla está en conversaciones con United Airlines para conseguir una conexión directa entre la isla y Nueva York, aunque no ha especificado más detalles.

La firma alemana prevé que la inversión total sea de unos 74 millones de euros, aunque es una cifra estimada hasta que las obras acaben. Prevé lograr una facturación de 15 millones de euros el primer año y alcanzar un crecimiento anual de 5%. Además, dará empleo directo a entre 150 y 280 personas en el hotel y entre 25 y 50 personas de forma indirecta.

Vista aérea del complejo de Seven Pines en Ibiza.

La ubicación no podría ser más idílica: un terreno de 56.000 metros cuadrados en la costa oeste de la isla, frente al islote de Es Vedrá, que contará con 195 suites y dos villas exclusivas. Entre los 70 edificios que componen el complejo habrá espacio para eventos y reuniones con capacidad para alrededor de 600 personas. La oferta se completa con tres restaurantes, bares, spa y una flota de yates de la firma Pershing a disposición de los clientes.

El directivo afirma que con este proyecto se apunta al turismo de alto nivel que elegiría Marbella, Cerdeña o Saint-Tropez. “Aunque habrá fiesta de vez en cuando, nunca tendremos a David Guetta o pagaremos enormes cantidades de dinero por un espectáculo en el resort. No es nuestro concepto”, ha asegurado Lueck en la presentación del hotel realizada este jueves en Madrid.

“Nos centramos en las personas que disfrutan de las fiestas, una o dos veces por semana, pero el resto del tiempo desean relajarse y disfrutar de la belleza del complejo hotelero. Hemos hablado con agencias de viajes que gestionan las vacaciones de gente adinerada y siempre nos dicen que hay un gran interés en Ibiza, pero no viajan a la isla porque la oferta se centra en la fiesta y no con la calidad. Ese es el espacio al que aspiramos”, ha explicado el directivo de Seven Pines.

Una de las villas del resort Seven Pines.

En cuanto a la horquilla de precios que se pagará por las suites, Lueck ha indicado que, al igual que en el resto del sector, oscilarán según la temporada y la demanda. “Somos un destino bastante temporal. En temporada alta, las habitaciones pueden llegar a costar 3.000 euros, pero en baja, encontraremos habitaciones desde 300 euros”, apunta el directivo. No será, sin embargo, un resort que opere bajo un modelo de “todo incluido” porque los “hábitos de cada cliente son distintos y algunos prefieren pagar sólo por lo que eligen. Queremos que los clientes elijan”.

INVERSIÓN EN ESPAÑA

No es el único proyecto que la firma alemana tiene en España. En 2014 también adquirió un antiguo hotel en Puerto de la Cruz, al norte de Tenerife, que llevaba años cerrado con el objetivo de reconvertirlo en un lujoso resort. Según la página web de 12.18 Investment Management, este hotel empezaría a operar en 2018. En la información oficial de la firma alemana indica que se también se hará bajo la bandera Seven Pines Resort, sin embargo, el director general de la firma ha indicado que el grupo está todavía evaluando el proyecto.

Según explicaron cuando se adquirió el inmueble, además de las 116 habitaciones y 12 suites, el inmueble del antiguo Hotel Chiripa cuenta con 45 apartamentos que podrían ser vendidos para ser utilizados durante seis semanas al año, mientras que el resto del año se operarían bajo la marca del hotel.

El directivo de Seven Pines ha reconocido que su matriz está dispuesta a realizar más inversiones en España siempre que se presente la oportunidad adecuada. “La inversión y el crecimiento siempre tienen una estrategia detrás. Pero el crecimiento y las inversiones tienen que ver con oportunidades, es necesario encontrar algo adecuado para invertir”, asegura Lueck. “Tenemos el interés por invertir en el sur de Europa porque es una zona para pasar las vacaciones sin importar cuánto dinero se tenga. Si encontramos una oportunidad adecuada en España, invertiremos aquí”.

El crecimiento, agrega, “debe ser sostenible y duradero”, por lo que no buscarán expandirse a cualquier precio. “No trabajaremos para abrir, por ejemplo, tres Seven Pines por año porque eso no funcionará”.

La firma alemana tiene su hoja de ruta trazada: pondrán en marcha el resort en Ibiza y lo utilizarán como concepto que replicar en otros destinos, tanto en España como en otros países. “(Crecer) tomará, probablemente, más tiempo del que se necesitaría pero estoy seguro de que los inversores nos han proporcionado ese tiempo para asegurarnos de que estamos en disposición de entregar el mejor producto posible”, enfatiza.