Bruselas

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han reclamado en la eurocumbre celebrada este viernes una nueva hoja de ruta para completar la unión bancaria. Un proyecto que se puso en marcha en 2012 para romper el círculo vicioso entre bancos y Estados durante la crisis de deuda y de paso facilitar las fusiones transfronterizas. Pero uno de los pilares centrales de la unión bancaria, el fondo común de garantía de depósitos (EDIS, por sus siglas en inglés), está bloqueado desde hace años por la oposición de Alemania, Holanda o los nórdicos.

Noticias relacionadas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quería introducir una referencia explícita al EDIS en las conclusiones de la eurocumbre, pero ha fracasado en su intento. En el texto finalmente aprobado, los líderes de la UE se limitan a pedir al Eurogrupo que "prepare, sobre una base de consenso, un plan de trabajo por fases y con calendario sobre todos los elementos pendientes necesarios para completar la unión bancaria". La nueva hoja de ruta (porque ya ha habido varias que no han llevado a ninguna parte) debe estar lista para junio de 2021.

La propuesta de Bruselas para crear el EDIS data del año 2015. Con este instrumento, los ahorros de los europeos hasta 100.000 euros por cuenta gozarían del mismo nivel de protección, independientemente del país en el que se encuentre su banco. El objetivo es evitar fugas masivas de depósitos como las ocurridas en España durante la crisis de 2012 o en Grecia en 2015. El Gobierno de Pedro Sánchez, y en particular la vicepresidenta Nadia Calviño, lo considera una pieza esencial.

El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, durante la eurocumbre de este viernes UE

Desde el principio, Alemania bloqueó sistemáticamente el fondo común de garantía de depósitos. El Gobierno de Angela Merkel temía acabar pagando la factura de los agujeros en los bancos del resto de países de la eurozona, en particular los del sur. Berlín ni siquiera aceptaba discutir del asunto hasta que se produzca una reducción drástica de la tasa de morosidad en España o Italia.

El actual ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, hizo un intento el año pasado de desbloquear el debate. Pero entonces estalló la pandemia y en los últimos meses tampoco ha habido ningún avance reseñable sobre el EDIS. El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, sostiene que la opción "más prometedora" sería la de un "modelo híbrido" basado en los sistemas de garantía de depósitos nacionales y "complementado con un fondo central de reaseguro".

En la eurocumbre ha participado también la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. "Para hacer que la eurozona sea más resistente, necesitamos progresos en la unión bancaria y en la unión de mercados de capital", les ha dicho a los líderes de la UE, según fuentes diplomáticas. Lagarde se ha felicitado además por la aprobación definitiva del fondo anti-Covid y el presupuesto plurianual de la UE porque "apuntalarán la recuperación".