Bruselas

España sufrirá el peor hundimiento económico en toda la Unión Europea como consecuencia del impacto de la Covid-19 y de las medidas de confinamiento adoptadas para frenar la pandemia. La economía española se desplomará un 12,4% este año y experimentará un rebote parcial e incompleto del 5,4% en 2021. La recuperación tardará en llegar: a finales de 2022, el producto interior bruto español seguirá siendo alrededor de un 3% inferior a los niveles previos al coronavirus, según las previsiones de la Comisión publicadas este jueves.

Noticias relacionadas

"La pandemia de la Covid-19 y las estrictas medidas de confinamiento puestas en marcha en España para contenerla han conducido a una caída sin precedentes en la actividad económica este año", señala el informe. La actividad se reanudó durante el tercer trimestre del año gracias al levantamiento de las restricciones y a la llegada limitada de turistas, pero ha vuelto a frenarse debido a la segunda ola

Bruselas empeora considerablemente las cifras del cuadro macroeconómico que el Gobierno de Pedro Sánchez presentó hace apenas un mes. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, había anunciado una caída del 11,2% este año seguida de una recuperación del 7,2% en 2021. Contaba incluso con alcanzar el 9,8% de rebote si se tenía en cuenta el impaco de los fondos de reconstrucción europeos. Un escenario que la Comisión no ha tenido en cuenta.

"En España ha habido dificultades especiales. En primer lugar por la estructura de la economía y la importancia del sector turístico. Además, los brotes de la segunda ola desafortunadamente han golpeado a España antes que a otros países y esto por supuesto influye en nuestras previsiones", ha explicado el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni

El impacto de la pandemia será muy desigual entre los Estados miembros de la UE. Frente al desplome del 12,4% en España, la recesión será de apenas el 2,2% en Lituania, el 2,3% en Irlanda, el 3,4% en Suecia o el 3,6% en Polonia. Incluso países que han sido especialmente golpeados por la Covid-19, como Italia (-9,9%) o Francia (-9,3%), registran cifras mucho mejores que España

.-

Para el conjunto de la eurozona, Bruselas prevé una caída del 7,8% este año seguida de un rebote del 4,2% en 2021 (-7,4% y 4,1% para la eurozona). Un escenario que podría empeorar debido a la segunda ola de la pandemia que afecta ahora a la mayoría de países de la UE. 

El Ejecutivo comunitario avisa además de que la tasa de paro en España seguirá subiendo este año y el que viene pese a los ERTE y las ayudas a los autónomos puestos en marcha por el Gobierno. Estas medidas "han hecho mucho para contener la pérdida de empleo pero no han podido evitarla del todo". "Por eso, la destrucción de empleo hará que la tasa de paro suba al 16,7% en 2020 y aumente todavía más (al 17,9%) en 2021, cuando está previsto que los ERTE se acaben", señala el informe. 

.-

Déficit disparado

Estas cifras de paro son también más pesimistas que las que maneja la vicepresidenta Calviño, que prevé una tasa del 17,1% este año, pero bajar ya al 16,9% el año que viene. En todo caso, España se mantendrá como líder de la UE en paro, una distinción que ya tenía antes de la pandemia. 

Pese al programa de avales públicos a créditos aprobado por el Gobierno de Sánchez, Bruselas alerta de que "la caída de la rentabilidad podría conducir a la materialización de quiebras de empresas y reisgos a la baja para la capacidad productiva y el empleo".

En cuanto al impacto de la Covid-19 en las cuentas públicas, la Comisión Europea prevé que el déficit público se dispare hasta el 12,2% este año y sólo se reduzca al 9,6% en 2021. Es también el agujero más grande de toda la UE. La ministra de Hacienda había calculado un -11,3% para 2020 y un -7,7% para el año que viene.

.-

El enorme desfase presupuestario "se debe tanto a la contracción de las bases impositivas que afectan a los incresos como a las medidas adoptadas para contrarrestar el impacto de la pandemia, que han costado alrededor del 1,3% del PIB", explica el informe.  Además, los avales públicos a créditos equivalentes al 14% del PIB suponen un riesgo añadido a las perspectivas fiscales en caso de que se generalicen los impagos. 

Debido al enorme déficit y al hundimiento del PIB, el nivel de deuda pública seguirá escalando durante todo el periodo de las previsiones: del 95,5% en 2019 al 120,3% en 2020 y después al 122% en 2021 y al 123,9% en 2022.

La inflanción se mantendrá muy baja durante la segunda mitad de 2020, dominada por la caída de los precios de la energía y la apreciación del euro. En 2021, la tasa de inflación aumentará hasta el 0,9% y seguirá a ese nivel en 2022 a medida que la inflación subyacente se recupera.