Bruselas

La decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de suspender las reglas fiscales en 2020 y en 2021 y eliminar los límites para el gasto público cuenta con el aval explícito de Bruselas. Un visto bueno que ha quedado plasmado por escrito en una carta conjunta que el vicepresidente ejecutivo de la Comisión, Valdis Dombrovskis, y el responsable de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, enviaron el pasado 19 de septiembre a la vicepresidenta Nadia Calviño y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Noticias relacionadas

El Ejecutivo comunitario ya decretó el pasado marzo la suspensión temporal del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC)que obliga a mantener bajo control el déficit y la deuda. El objetivo es dar vía libre a los gobiernos para que puedan disparar el gasto público en respuesta a la Covid-19. Por primera vez en la historia, Bruselas ha activado la "cláusula de escape general" prevista en el PEC para los casos de "crisis grave". Algo que no se hizo ni siquiera durante la Gran Recesión.

En la misiva a Calviño, cuyo objetivo es dar orientaciones para los Presupuestos del año que viene, Gentiloni y Dombrovskis confirman que el Pacto de Estabilidad seguirá suspendido el año que viene. Es decir, que temporalmente no se aplica la obligación de reducir el déficit al 3% del PIB y la deuda al 60% del PIB. "La cláusula de escape general (...) seguirá activa en 2021", dice la carta.

Eso significa que todos los gobiernos de la UE pueden mantener un año más la barra libre de gasto público. Una decisión que Bruselas adopta "a la luz de la incertidumbre dominante tanto por lo que se refiere a la evolución de la pandemia como a sus consecuencias socioeconómicas".

"Las políticas presupuestarias de los Estados miembros deben seguir apoyando la recuperación a lo largo de 2021", insiste la carta del Ejecutivo comunitario. Las medidas fiscales, añade, deben ser "temporales y selectivas" y salvaguardar la estabilidad fiscal a medio plazo. 

Los ajustes deberán retrasarse hasta que haya pasado la emergencia de la Covid-19. "Cuando las condiciones económicas lo permitan, será el momento de llevar a cabo políticas orientadas a lograr una posición fiscal prudente a medio plazo", señalan Gentiloni y Dombrovskis.

Sin fecha para reactivar el PEC

De momento, no hay fecha para reactivar el Pacto de Estabilidad. El Ejecutivo comunitario volverá a examinar la situación en primavera de 2021, teniendo en cuenta las últimas previsiones económicas disponibles. Eso sí, se mantiene la evaluación de los planes presupuestarios de España y el resto de Estados miembros, que deben llegar a Bruselas antes del 15 de octubre.

En su dictamen, la Comisión prestará especial atención a "la calidad de las medidas presupuestarias adoptadas y previstas para amortiguar el impacto de la crisis, apoyar la recuperación y fortalecer la resistencia, teniendo en cuenta también consideraciones de sostenibilidad fiscal". 

En el Eurogrupo celebrado el pasado 11 de septiembre en Berlín, los gobiernos de la UE ya acordaron mantener la barra libre de gasto público hasta que acabe la actual recesión y se consolide la recuperación. 

Aunque la economía de la eurozona ha empezado a recuperarse tras el desplome "catastrófico" del segundo trimestre (con una contracción sin precedentes del 11,8%), una retirada prematura de los estímulos fiscales provocaría una recaída y agravaría la crisis de la Covid-19, según el Eurogrupo.

También la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha pedido esta semana a los gobiernos de la UE que mantengan los estímulos fiscales, en particular los ERTE y los avales públicos a los créditos bancarios. 

"Si el apoyo presupuestario que se ha puesto en marcha se retira, se reduce o se limita, o si se empieza a discutir sobre eso ahora, creo que sería algo contraproducente. Mi mensaje en este momento es que el apoyo fiscal es absolutamente necesario y debe seguir trabajando mano a mano con nuestras políticas", dijo Lagarde en la Eurocámara.