El envejecimiento de la población española es cada vez más acentuado. Casi el 20% de la población española tiene ya 65 años. Sin embargo, más preocupante es que uno de cada cinco hogares en España dependan económicamente de un pensionista jubilado.

Noticias relacionadas

Así lo indica el informe elaborado por Comisiones Obreras (CCOO), que indica que “existen más de cuatro millones de hogares cuya persona de referencia está jubilada”, cifra que representa el 21,6% de los hogares de España.

Según el sindicato, esto se debe, por un lado, “al aumento de hogares compuestos por personas mayores, resultado directo del envejecimiento poblacional”. Por el otro, “la precarización de las condiciones laborales de las personas en edad de trabajar, que precisan de los recursos de sus mayores”.

Brecha de género

En el Observatorio Social de las Personas Mayores 2020  también se aborda la importante brecha de género que hay en el sistema público de pensiones. Los hombres cobrar una media de 1.335 millones, mientras que las mujeres 880. La diferencia es del 34%.

Precisamente, en este sentido, el Ministerio de Seguridad Social planteará dentro de la reforma de las pensiones un complemento para las prestaciones que compense esta brecha de género.

Unai Sordo, que ha presentado el informe, ha reclamado la derogación de la reforma de las pensiones del Partido Popular de 2013 de forma inmediata. El secretario general de CCOO ha añadido que no se pueden plantear recortes a estas prestaciones, tampoco por otra vía.

En este sentido, ha avisado de que España, hasta 2045, tendrá que dedicar “algo más del 15% de su PIB” a las pensiones. Así que, bajo su punto de vista, hay que buscar “cómo mejorar los ingresos del sistema”.

Bases máximas

Por otro lado, el líder sindical se ha mostrado a favor del “destope de bases máximas de las cotizaciones. Creemos que es una fórmula para mejorar los ingresos. Es una medida que habría que tomar cuanto antes”.

Eso sí: no cree que haya que dejar “congelada” la pensión máxima. “Puede parecer un elemento progresivo y de solidaridad. Pero puede tener un efecto desincentivador sobre las futuras bases de cotización”, ha opinado. Por ello considera que serán necesarias mejoras en la cantidad máxima de esta prestación, aunque no tienen por qué ser “proporcionales”.

Así mismo, Sordo ha reclamado que las políticas de envejecimiento se aborden de manera transversal y que se refuercen las medidas en dependencia, más allá del incremento presupuestario para estas políticas aprobado en los Presupuestos Generales del Estado.