Eduardo Ortega Socorro Arturo Criado

Sindicatos y patronal ya tienen sobre la mesa la oferta final del Ministerio de Trabajo y que se tratará en la Comisión Tripartita del Diálogo Social que se celebra en la tarde de este lunes. Según ha podido saber Invertia, el Ejecutivo no se mueve de su posición inicial: los expedientes de regulación de empleo excepcionales (ERTE) por el Covid-19 solo se prorrogarán hasta el 30 de septiembre.

Noticias relacionadas

Al menos por ahora. Trabajo está abierto a nuevas ampliaciones, pero consideran que la situación de excepcionalidad y la imprevisión del escenario económico impiden un acuerdo a largo plazo respecto a los ERTE, que a día de hoy permiten que unas 2,8 millones de personas reciban una prestación de desempleo sin perder 'paro' ni ingresar en las listas de las oficinas de desempleo

Esta fue la primera oferta que hizo el departamento que dirige Yolanda Díaz, y no se ha movido de ella. Cabe recordar que tanto CCOO y UGT como CEOE y Cepyme habían pedido que la ampliación fuera hasta diciembre, para dar previsibilidad y seguridad a trabajadores y empresas.

Letra pequeña

En cualquier caso, habrá que estar atentos a la letra pequeña del acuerdo y que depende de la reunión que Javier Pérez Rey, el secretario de Estado de Trabajo, celebra con los representantes técnicos de sindicatos y patronal. Díaz ya indicó la semana pasada su intención de aprobar el real decreto-ley que habilite la ampliación de los ERTE en el Consejo de Ministros de este martes

El texto, un borrador de un eventual real decreto-ley, también mantiene hasta el 30 de septiembre la prohibición de despidos por causas objetivas, así como la suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad.

La empresas y entidades, cuando reincorporen a los trabajadores, deberán primar los ajustes en términos de reducción de jornada, y no podrán efectuarse horas extraordinarias ni concertarse nuevas contrataciones si algún trabajador está afectado por un ERTE.

Además, la exoneración del pago de cuotas a la Seguridad Social de las empresas se reduce. En el caso de los trabajadores que vuelvan a la actividad a partir del 1 de julio, la empresa se beneficiará de una exención de la cuota empresarial por dichos trabajadores del 60% en julio y del 50% en agosto y del 40% en septiembre en el supuesto de que a 29 de febrero de este año su plantilla fuera inferior a 50 trabajadores. Si contaba con más de 50 trabajadores a dicha fecha, la exención alcanzará el 35% en julio, el 25% en agosto y el 15% en septiembre.

El texto, además, no diferencia, por lo pronto, entre sectores afectados, como era el plan del Diálogo Social y del Gobierno al principio, sino que se mantendrían en general.