Sea por intereses particulares o por presión de la CEOE, el Gobierno se ha decidido a acelerar las negociaciones para extender los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) excepcionales por el Covid-19. De hecho, la propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha instado a la Comisión Tripartita del Diálogo Social a cerrar un acuerdo al respecto antes del próximo martes. Es decir, antes del próximo Consejo de Ministros.

Noticias relacionadas

Animo a la comisión técnica tripartita para que lo antes posible se llegue a un acuerdo próspero para este país”, ha indicado la titular de Trabajo durante su comparecencia en la Comisión de Reconstrucción de este jueves, un pacto que se debe producir “antes del martes que viene”.

Está claro: el Gobierno quiere tener un acuerdo que plasmar y aprobar en un real decreto-ley o al menos un texto que analizar en el cónclave ministerial de la semana que viene. Esto perturba el ritmo de la Comisión Tripartita de los ERTE, de perfil técnico y que reúne a Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Trabajo, con representantes de sindicatos y patronal. Fuentes de misma, tras el encuentro de este miércoles, indicaban que un eventual consenso todavía está verde.

Los miembros del Diálogo Social.

Pero gobierno, sindicatos y patronal, tienen prisa por sacar adelante la extensión de los ERTE, que serán diferentes a los formulados hasta ahora. Estarán ‘personalizados’ por sectores, puede que por territorios, y seguirán manteniendo las prestaciones para trabajadores y las exoneraciones de cuotas sociales para las empresas. Eso sí: los ERTE de fuerza mayor total desaparecerían del mapa, aunque se mantendrían los parciales.

Por lo pronto, lo único que hay en claro es la primera oferta de Trabajo: extender los ERTE hasta finales de septiembre. Según ha podido saber este medio, todavía no se han cerrado nuevas reuniones de la Comisión para abordar esta cuestión.

Reformas

Durante su intervención, Díaz ha reseñado las reformas que su departamento plantea de cara al futuro del país. Entre ellas, las iniciativas legislativas que prepara Trabajo en teletrabajo y en la regulación de las plataformas digitales y que tiene que ver con los ‘riders’. Ambas, ha indicado, pasarán por el examen de sindicatos y patronal en el Diálogo Social. 

Además, la ministra gallega ha indicado que se retomarán las otras reformas planteadas por su departamento antes de la crisis, tales como un sistema protección por desempleo con una tasa de protección por encima del 62% actual (al que se ha llegado por las medidas del coronavirus) y cambiar las políticas activas de empleo, de manera que faciliten la búsqueda de trabajo a los más jóvenes.

Ha insistido que parte de la acción de la reconstrucción del país debe abordar resolver la precariedad y la temporalidad del empleo en España. Díaz ha hecho alusiones de que gran parte de la culpa de esta situación es de las reformas laborales aprobadas por José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy durante la Gran Recesión.

Nuestro país no puede competir con trabajo barato, sino con la mejora de la productividad”, ha considerado Díaz, que apuesta, en este campo, por que el empleo juegue un papel protagonista en el ‘Green New Deal’ que prepara el Gobierno y la digitalización de las empresas.

Ha recordado que, en esta crisis, se han hecho cosas diferentes a otras ocasiones. "No hemos practicado la flexibilidad laboral de otras ocasiones". De cara a la recuperación económica, ha asegurado que su departamento "acompañará a empresas y trabajadores".  

Respecto a los problemas de pagos de las prestaciones relacionadas con los ERTE, ha agradecido a las entidades bancarias que están flexibilizando los pagos. "Gracias a la banca. Han arrimado el hombro". Ha reiterado, además, que los funcionarios del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) han hecho una "labor histórica" ante el alud de gestiones de nuevas prestaciones que han tenido que atender.