Una de las grandes prioridades para el Gobierno de coalición en este 2020 es el empleo. A la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) y a los trabajos en el Diálogo Social para derogar la reforma laboral se suman los planes del Ministerio de Trabajo de llevar a cabo, en este mismo año, una reforma del sistema de protección por desempleo para generar un sistema unificado de subsidios.

Noticias relacionadas

Según ha indicado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, esta fórmula permitirá ampliar y mejorar las prestaciones y su tasa de cobertura y minorará las cargas administrativas con una automatización de los subsidios similar a las prestaciones contributivas. Con todo, no ha precisado en qué cifras se podrían dar estos incrementos y mejoras.

La nueva regulación para el sistema de protección por desempleo se abordará con los agentes sociales, igual que el incremento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem).

Fraude laboral

Por otro lado, durante su comparecencia en la Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados, ha informado que su ministerio mantendrá y reforzará los trabajos del Plan de Trabajo Digno contra el fraude laboral que iniciara su predecesora, la socialista, Magdalena Valerio, y ha añadido que va a recurrir al ‘big data’ para los análisis. “Es hora de que los algoritmos estén del lado de las trabajadoras y las empresas”.

En este sentido, estos esfuerzos se centrarán en el “abuso de la contratación temporal concatenada, uso fraudulento de la jornada parcial”, así como en fórmulas como los falsos becarios y cooperativistas. Para ello se reforzará el papel de la inspección laboral para abordar las “nuevas fórmulas de trabajo atípicas”.

La ministra ha precisado que la “siguiente iniciativa” de su departamento será abordar los “falsos autónomos que están encubriendo verdaderas personas trabajadoras asalariadas”, y ha puesto de ejemplo la situación de los riders. “Un joven en bicicleta con un móvil no es un trabajador autónomo”.

Políticas activas de empleo

Por otro lado, Diaz también ha indicado que hará cambios en las políticas activas de empleo, que el año pasado fueron objeto de duras críticas de la Autoridad Independiente de la Responsabilidad Fiscal (AIReF) por su falta de eficacia. Ha informado que se abordarán desde un enfoque sectorial, teniendo en cuenta las necesidades de cada sector, y se generará un índice de empleabilidad automático e itinerarios personales de empleo.

Además, en el ámbito de género, avisa que va a tomar medidas en el campo de las ofertas públicas de empleo (OPE). “No podemos permitir las OPEs vergonzantes y discriminatorias en materia de género o de edad”.

Pro otro lado, en el marco de la ‘contrarreforma’ laboral, asegura que las labores más inmediatas van dirigidas a que “retomar el derecho en el trabajo”, de manera que se resucite la negociación colectiva y, de una forma menos inmediata, “recuperar la causalidad del despido y evitar que los empleadores puedan despedir a los empleados sin saber por qué. Romper el contrato de trabajo debe requerir una razón”.