La generación sénior como una de los pilares para impulsar el crecimiento económico. La Fundación Mapfre acaba de presentar el primer Barómetro del Consumidor Sénior, un colectivo con fuerte poder adquisitivo y capacidad de ahorro y consumo frente a momentos de crisis

Noticias relacionadas

Para Antonio Huertas, presidente de la aseguradora, este colectivo también supone una oportunidad para construir un nuevo modelo productivo que aproveche las oportunidades de vivir más años, recalcando la necesidad de acometer las reformas necesarias para enfrentarnos a esta realidad y, también, de despejar las dudas sobre el futuro sistema de ahoraro complementario que el Gobierno estudia implantar para los trabajadores.

En concreto, ha explicado que desde Mapfre valoran “muy positivamente” la iniciativa del Ejecutivo para poner en marcha un sistema complementario de pensiones que permita a los trabajadores enriquecer sus ingresos en el futuro.

Sin embargo, ha advertido de que “es importante que ese sistema nuevo se concrete lo antes posible, que no queden dudas sobre cómo se va a ejecutar y que no tenga efectos negativos en el mercado”.

Dentro de estas novedades aprobadas por el Gobierno dentro de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) está la constitución del 'megafondo' público de pensiones, que intentará incentivar que las empresas ofrezcan una alternativa de ahorro privado a sus empleados, también mediante incentivos fiscales. 

Apuesta por los mayores

Durante la presentación del estudio, Huertas también ha explicado que “somos un país afortunado porque somos uno de los más longevos del mundo. En apenas dos décadas, un tercio de la población será mayor de 65 años y tendrá salud para vivir con plena capacidad de ocio y de consumo en la mayoría de los casos”, indica.

En este sentido, ha recordado que el Centro de Investigación Ageingnomics Fundación Mapfre que se ha inaugurado este jueves nace, precisamente, “para ayudar a gestionar esa riqueza, para impulsar los debates necesarios que permitan a nuestra sociedad adaptarse en positivo a la realidad que viene. Es el momento de construir un nuevo modelo productivo que aproveche las oportunidades de vivir más años”.

“El bono demográfico es valiosísimo si sabemos aprovecharlo. Sabemos que los actuales trabajadores, según se vayan retirando, van a necesitar contar con una renta suficiente para mantener su nivel de vida y todo lo que se haga desde los sistemas privados y públicos para favorecerlo es clave”, asegura.

El directivo ha insistido en que actualmente “todo tiene que ver con la presencia de los mayores en nuestra sociedad y las empresas tenemos que adaptarnos a esta nueva realidad”, insistiendo en que “necesitamos un modelo productivo mucho más eficiente y resiliente para los próximos años”.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha explicado durante su participación en el evento que “la dimensión del reto demográfico es territorial y social”.

Según ha explicado, “esta generación ha logrado identificar con mucha más prioridad a qué merece la pena dedicar el tiempo y los esfuerzos, algo que nos da una foto que requiere enfoques institucionales y políticas públicas teniendo en cuenta ese envejecimiento activo”.

Datos clave

Los expertos recuerdan que “con 55 años te queda muchos años de vida, pero parece que estás casi en la sombra”, insistiendo en que, en conjunto, estamos hablando de un volumen de población de más de 15 millones de personas, un 30% de la población.

Entre los datos más destacados del observatorio, se encuentra que un 56% de los consumidores sénior son capaces de ahorrar todos los meses y que un 60% se siente seguro al afirmar que su situación económica no empeorará en los próximos años.

Los datos sobre el impacto de este colectivo en la economía son contundentes. Según el barómetro publicado por la Fundación Mapfre, el 55% de estas personas viven en hogares en los que al menos dos aportan ingresos mensualmente. Es decir, su capacidad de gasto o de ahorro es sólida. De hecho, más de la mitad (56%) consigue ahorrar todos los meses, y un 43% lo hace entre un 11% y un 30% de sus ingresos.

Además, hay que tener en cuenta que, según el estudio, la práctica totalidad tiene vivienda en propiedad, y un 74% de ellos ya ha pagado su hipoteca. “Además, esta generación quiere seguir viviendo en sus casas, y muchas viviendas no están adaptadas a esa realidad” en la que las necesidades sanitarias pueden incrementarse.

Los expertos que han llevado a cabo el estudio también aseguran que estas generaciones “ven con normalidad” la tecnología, eliminando esa tendencia a pensar que solo los jóvenes usan aplicaciones móviles o compran por Internet.

El 92% afirma llevar una vida saludable, más de un 77% realiza ejercicio habitualmente y solo un 17% visita al médico una vez al mes. “Es una generación preparada para vivir más y mejor”, indican los expertos.

Motor económico

El estudio también pone el acento en cómo esta generación puede suponer un impulso para la reactivación de determinados sectores económicos muy afectados por la crisis como el turismo. Según los datos recabados, el 82% de los consumidores sénior viajan. El 75% realizaba al menos un viaje al año de al menos dos días.

La partida principal del gasto, de hecho, es la alimentación, seguida de vivienda y tecnología. La cuarta partida en importancia es ocio, viajes y turismo. “Las mismas partidas que para cualquier otra generación”, indican los expertos.

“Los mayores quieren o esperan aumentar su gasto y pueden alimentar la recuperación española, son una buena oportunidad para la economía y que sectores que lo necesitan se recuperen, gracias a las ganas de viajar, de comprar, de invertir dinero en salud, tecnología, finanzas… oportunidades de gasto que las administraciones tienen que tener muy claras”, explican los expertos.

“Vamos a sociedades longevas y tendremos que adaptar nuestras estructuras mercantiles, el urbanismo, las casas, las normas, las leyes, las instituciones… porque hoy tenemos 30 años ‘extra’ de vida”, explican, insistiendo en la necesidad de dedicar recursos para mejorar este entorno.