Aunque fue creación de la anterior Comisión Europea, obra del comisario Carlos Moedas en 2015, y echó a andar en 2018, la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, ha hecho oficialmente este jueves el "lanzamiento" de lo que Bruselas ha venido en llamar "el nuevo Consejo Europeo de Innovación", formalizando que lo anterior era un ente "en fase piloto".

Noticias relacionadas

Y eso que ella misma específica que 5.000 startups, pymes y proyectos de investigación ya recibieron apoyo de EIC en los años precedentes y 159 empresas fueron seleccionadas para recibir capital riesgo de la Comisión. Empezando por la francesa Corwave, del ámbito sanitario, que va tomando vuelo de altura.

El 'nuevo' EIC nace al calor del también nuevo plan de financiación tecnológica Horizonte Europeo, del que recibirá 10.000 millones de euros a lo largo de sus siete años de vigencia (2021-2027). En realidad, y aunque fuera como 'piloto', el EIC ya obtuvo y gestionó sustanciales fondos del plan anterior, Horizonte 2020.

Dice Von der Leyen que el lanzamiento no puede "venir en mejor momento, cuando vamos a resurgir de la pandemia y la innovación va a ser clave para el éxito de la agenda digital y verde".

Sin embargo, advierte de una paradoja: "Los europeos somos muy buenos en hacer ciencia con dinero, pero no en hacer dinero con la ciencia". Y este lanzamiento, sobre todo, habla de dinero. "El programa de investigación del nuevo Horizonte es el mayor de todos los tiempos" y se trata, dice la presidenta de la CE, de establecer "un ecosistema que ofrezca a los emprendedores la oportunidad de crear compañías con liderazgo mundial".

Von der Leyen plantea que el EIC ayudará a paliar "la brecha en financiación equity", invirtiendo directamente en pymes y startups, que ahora no tienen opción de conseguir capital riesgo. Con ese apoyo del EIC tendrán más fácil atraer la inversión privada, como ha ocurrido con Corwave. Unos 3.000 millones del presupuesto del Consejo serán destinados al Fondo para ese fin.

La idea es que los 10.000 millones de dinero público deben servir para atraer otros 50.000 millones de inversiones privadas y que la actividad del EIC sirva también para convertir en innovaciones reales lo que surja de los laboratorios amparados por el Consejo Europeo de Investigación, que es la pata investigadora en la que la Comisión quiere apoyarse, formando trípode con el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT).

Arranque con 1.500 millones para 2021

El 'nuevo' EIC arranca fuerte, con 1.500 millones para este año y sus primeras convocatorias. "No nos vamos a limitar hoy a cortar la cinta", señala Ursula von der Leyen.

Por su parte, la comisaria europea de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, Mariya Gabriel, pone en detalle ese poderoso arranque con convocatorias estratégicas y competiciones, que el EIC ya había estrenado más discretamente durante su fase de piloto.

Las ventanillas están abiertas para empezar a presentar proyectos y solicitudes y probablemente los más avispados ya están en ello: muchos enlaces de la web del EIC fallaban esta tarde, en repetidos intentos de conectar.

Gabriel hace hincapié en dos aspectos de la innovación europea que desea corregir: la falta de diversidad y la fragmentación.

Falta de diversidad

Con la falta de diversidad se refiere a la reducida presencia de mujeres en la innovación. "Tres cuartas partes de las startups son fundadas por hombres y sólo un 8% son creadas por equipos de sólo mujeres. Se crea un círculo vicioso en el que, en 2019, el 92% de los fondos de capital riesgo fueron levantados por equipos de sólo hombres", incide.

Para equilibrar un poco esta situación, EIC convoca el Premio para Mujeres Innovadoras. Un premio que, en realidad son cuatro. Tres de ellos dotados con 100.000 euros cada uno, para otros tantos proyectos, y un cuarto, de 50.000, para la más prometedora 'innovadora emergente' menor de 30 años.

El requisito para presentarse a la competición es ser mujer, residir en un país de la Unión Europea, incluyendo territorios ultramarinos, o a uno asociado al programa Horizonte Europa. Y ser fundadora, o cofundadora, de una compañía innovadora registrada al menos dos años antes del cierre de plazo de la convocatoria (30 de junio).

El otro desequilibrio que señala Gabriel, la fragmentación, se traduce en que en Europa han proliferado núcleos y ecosistemas de innovación, "de Sofia a Madrid y de Varsovia a Estocolmo", pero, "desgraciadamente no están bien conectados a nivel europeo, y muchas regiones corren el riesgo de quedarse atrás".

Capital europea de la innovación

Además, advierte de que "no sólo están fragmentados, sino que se concentran en grandes ciudades". Por eso, lanza otra doble competición, para designar la "capital europea de la innovación".

Hay un premio de un millón para la ciudad ganadora en la categoría de 'más de 250.000 habitantes', con dos segundos premios de 100.000 euros cada uno.

Para ciudades de entre 50.000 y 249.999 habitantes se configura la categoría 'ciudad innovadora emergente europea', con medio millón de euros para el primer premio y dos segundos de 50.000 euros. El plazo de inscripciones, en este caso termina el día 15 de julio.

Para otras competiciones, la de 'innovación social', la de 'procurement' (el esfuerzo de compra, privada y pública, para promover innovación) y futuros 'premios Horizon', el EIC recomienda que los posibles candidatos permanezcan atentos a próximos anuncios.

Dice Gabriel que el propósito actual es que el EIC tenga "impacto directo en el proceso de la pandemia", agilizando sus sistemas de análisis de proyectos y propuestas.

"Las startups podrán aplicar en cualquier momento a la aceleradora con un simple pitch en vídeo y un breve formulario. EIC responderá en pocas semanas, solicitando una propuesta más detallada" en los casos que considere interesantes, para firmar compromisos en junio ya hacer las primeras transferencias a comienzos de otoño.

Financiaciones Equity

También se acelerarán los procedimientos para decidir financiaciones 'equity', para lo cual la comisión que estudia las propuestas participará directamente en las entrevistas con los candidatos. El propósito es resolver en muy poco tiempo.

Gabriel anuncia dos desafíos para proyectos en áreas estratégicas concretas, con potentes dotaciones. Para "tecnologías del Green Deal, al menos 300 millones este año", y otros "150 millones para tecnologías digitales".

Invertir en "startups de tecnología profunda, salvaguarda la futura soberanía europea. Ya hemos visto los problemas que surgen cuando Europa depende de otros en tecnologías críticas", señala Gabriel, por lo que "EIC invertirá en startups emergentes para crear 'campeones' tecnológicos europeos".

El Consejo hace sus llamamientos a través de tres programas principales. EIC Pathfinder apoya "investigaciones visionarias", Transition empuja nuevas tecnologías maduradas para desarrollar un caso de negocia y llevarlas al mercado y Accelerator canaliza el Fondo de EIC para financiar startups y pequeñas empresas individualmente, para ayudarlas a escalarse.

Aparte de esto, el programa Business Acceleration Services ayuda a empresas a conseguir coaching y mentoría y European Innovation Ecosystems hace una tarea de networking, para ayudar a actores de ecosistemas a trabajar juntos en toda Europa.    

El presidente francés, Emmanuelle Macron, aseguró en la presentación que el EIC establecerá la "conexión entre los intereses nacionales y europeos", inmediatamente después de un entusiasta 'corte de cinta' de Von der Leyen: "Declaro Europa abierta a la innovación".