El mercado de trabajo en España se encuentra en punto "singularmente delicado" y la causa está en el imparable proceso de digitalización. Una transformación que puede poner en peligro algunos puestos de trabajo, pero que ofrece también nuevas oportunidades laborales, que requerirán de nuevas capacidades y habilidades en el ámbito digital.

Noticias relacionadas

En este contexto, la Fundación Cotec ha publicado un nuevo informe denominado 'El trabajador del futuro: conectado, versátil y seguro', en el que incide en la importancia de adoptar una serie de medidas para que el mercado laboral sea "más justo, inclusivo, atractivo y competitivo" ante las transformaciones que están afectando directamente al trabajador del futuro. 

El informe destaca que, aunque todos los procesos de innovación tecnológica han requerido siempre una actualización de las habilidades y conocimiento de los profesionales, en el escenario generado por la covid-19 hay una diferencia clave: la velocidad a la que estos cambios han ocurrido.

Una velocidad que pone de relieve la necesidad de adaptarse continuamente al cambio. Esto para las empresas significa que, sin innovación, incluso la compañía más eficiente será eventualmente expulsada del mercado por sus competidores innovadores.

"En concreto, la presente ola de innovación tecnológica ha puesto de relieve la necesidad de desarrollar habilidades digitales a todos los niveles y en todos los sectores de la economía y es, en este sentido, en que queda un largo camino aún por recorrer", incide Cotec.

Impacto de la automatización

Asimismo, el informe apunta que la innovación tecnológica puede provocar que una parte importante de los trabajadores están expuestos al riesgo de ser sustituidos por máquinas o algoritmos. Esto afecta especialmente a los trabajadores de cualificación media, más a los hombres que a las mujeres y en roles de remuneraciones medias o bajas.

Sin embargo, también añade que la automatización y la mecanización de procesos productivos también generan importantes oportunidades para los trabajadores, ya que tiende a aumentar la productividad laboral, el valor agregado y los salarios de los trabajadores envueltos en dichas actividades y supondrá la creación de nuevos roles.

En el caso concreto de España, agrega que el mercado de trabajo también se ha visto afectado por el impacto que la consolidación del Mercado Común europeo ha tenido en la economía. Además, la mayor especialización se ha dejado notar en las áreas de servicios, agricultura y manufactura de bajo valor añadido y ha transformado los roles que el trabajador medio español ha enfrentado en las últimas dos décadas. 

El informe añade además que este impacto de la digitalización y de las nuevas tecnologías en el mercado se está produciendo en un contexto marcado también por otros procesos o disrupciones, como la creciente internacionalización y presión competitiva, el reto demográfico y la transición energética.

Retraso en educación digital

Otro gran desafío al que España se enfrenta, según el informe de Cotec, está relacionado con la educación, ya que, como refleja el informe PISA de la OCDE, España ha venido consistentemente rindiendo por debajo de la media europea en los exámenes de aprovechamiento escolar.

"Todo esto ha redundado en un cierto retraso en materia analítica y digital y, particularmente, en lo relacionado con la transformación digital, en comparación con otros países europeos similares", apunta el informe.

Este sentido, señala como causas de ese retraso la falta de una estrategia digital clara, la brecha de talento digital, la complejidad operativa de las empresas, la inversión limitada en innovación y una regulación a veces demasiado rígida.

Otra disrupción importante para el mercado de trabajo español es el envejecimiento de la población, que ha generado un escenario particularmente complicado, especialmente si se tiene en cuenta el bajo crecimiento de la productividad experimentado desde hace 20 años.

A su vez, el envejecimiento inevitable de la fuerza laboral presentará también varias oportunidades. En un entorno marcado por la inteligencia artificial (IA) y los algoritmos, los trabajadores de más de 65 años tendrán un valor incalculable en una forma pocas veces antes valoradas: el sentido común y el equilibrio que sólo la experiencia puede generar.

Además, el riesgo de que los bienes y servicios puedan ser adquiridos a proveedores a más bajo coste que los proveedores locales, particularmente en casos asociados a la digitalización, creará presiones importantes para que los trabajadores españoles actualicen, mejoren y profundicen sus capacidades tecnológicas y analíticas.

En la presentación del informe, Jaime Sol, socio director de People Advisory Services en EY, ha destacado la importancia de convertir todos estos retos que presenta la digitalización para el mercado laboral en oportunidades y ha incidido en que este es un desafío que compete a todos los actores, desde administraciones a empresas y trabajadores.

En este sentido, se ha mostrado optimista y ha apuntado que al final la digitalización generará un impacto positivo en el empleo. De hecho, ha recordado que informe de la Organización Internacional del Trabajo señala que la transición energética puede crear hasta 18 millones de nuevos puestos. 

Lista de recomendaciones

Ante este escenario los expertos y miembros del grupo de trabajo, organizados por la Fundación Cotec, han elaborado una serie de recomendaciones que tratan de poner el foco en distintas dimensiones institucionales del trabajo del futuro que deben reforzarse y ser tenidas en cuenta para una correcta adaptación de este futuro del empleo.

En concreto, abogan por invertir en educación y formación, incluyendo la adopción de nuevos enfoques innovadores para el desarrollo de habilidades a lo largo de la vida de un trabajador, reforzando la formación en capacidades en materia digital; así como por ampliar y dar forma a la innovación, incluyendo políticas y herramientas que soporten la inversión en capital humano e I+D+i. 

Otro punto clave es la mejora de la calidad del empleo, reforzando las instituciones del mercado laboral y la voz de los trabajadores, avanzando así mismo en la reducción de la dualidad laboral, mejorando la asistencia en la búsqueda de empleo y favoreciendo la planificación y financiación de planes de previsión social complementaria.

Por otro lado, también reclama que se refuerce el papel fundamental que desempeñan los trabajadores y empresarios en el fomento de una mayor productividad, resiliencia y adaptación en las estructuras y organizaciones a los cambios que están por venir. Todo ello para crear "un futuro mercado laboral más justo, inclusivo, atractivo y competitivo".

Políticas públicas

En cuanto a medidas más concretas, el informe las agrupa en tres categorías. En el ámbito de las políticas públicas propone invertir en mejorar la calidad de la educación española a todos los niveles; incentivar y mejorar la formación y capacidades de las personas adultas, especialmente en materia digital; combinar la potenciación de las capacidades STEM con las disciplinas humanísticas, y reforzar la inversión continua en ciencia e innovación. 

Además, apuesta por proveer incentivos a las empresas para que profundicen sus prácticas de reskilling y upskilling, avanzar en la reducción de la dualidad laboral, reconsiderar los modelos de contratación para luchar contra el desempleo juvenil e impulsar la modernización de las oficinas de empleo y las Administraciones públicas.

Otros aspectos claves son, en su opinión, ampliar la cobertura y la profundización de la negociación colectiva, introducir de forma gradual mecanismos individuales de protección al trabajador a lo largo de toda su vida laboral e impulsar la prolongación voluntaria de la misma.

Durante la presentación del informe, la presidenta de la Fundación Cotec, Cristina Garmendia, recordó la necesidad de que los políticos acuerden iniciativas que protejan al empleo del impacto de la actual revolución tecnológica. Una postura que Cotec ha venido reclamando con la campaña #MiEmpleoMiFuturo, que incluye una carta abierta a los políticos que ya han firmado más de 140.000 personas

Gestión de recursos humanos

En cuanto a la gestión de recursos humanos, propone proveer de formación continua a los trabajadores, así como impulsar la planificación estratégica de la fuerza de trabajo (nuevos roles, capacidades necesarias y formación), modelos y prácticas de gestión ágiles y soluciones equilibradas y flexibles de teletrabajo, trabajo remoto y smartworking para incrementar la productividad y la conciliación.

Asimismo, apuesta por promover espacios de trabajo adecuados que faciliten la cohesión de los equipos, cocreación y refuerzo del engagement; generar espacios dentro de las empresas para fomentar la innovación; integrar la cultura de seguridad y salud en la cadena de valor, y medir de cerca “el pulso de los empleados” en el proceso de adaptación a nuevas tecnologías y formas de trabajar.

Del lado del empleado, incide en la importancia de la resiliencia laboral y de carrera; mantener una actitud abierta a cambios en el trabajo y la proactividad; desarrollar una permanente motivación de carrera; proyectar la Identidad laboral, y complementar su protección económica con vistas a las diferentes transiciones que va a experimentar a lo largo de su carrera profesional.