Ashwini Zenooz es médica, radióloga para más señas. A lo largo de su dilatada trayectoria, nuestra protagonista fue la responsable de los programas de ensayos clínicos con los veteranos estadounidenses y, también, la persona al frente de la modernización digital de esta institución. A sumar su labor como asesora en políticas de salud en el Senado de EE. UU. entre 2015 y 2016.

Noticias relacionadas

Una carrera que conjuga la práctica médica de primera línea con la gestión al más alto nivel y que ha culminado -al menos, por el momento- con su fichaje como directora médica en Salesforce. Fue hace dos años y medio, cuando su nombramiento resultó muy comentado. ¿Para qué necesitaba un coloso de la tecnología, el líder del software CRM, una cabeza pensante en temas de salud?

"Mi misión era hacer que los productos y estrategias que tenía Salesforce estuvieran alineados con las necesidades reales de los médicos y los sistemas de salud", contesta Zenooz.

Por si hubiera alguna duda sobre el acierto con su incorporación, en 2020 llegó la pandemia de la Covid-19. Y Salesforce miró hacia Ashwini Zenooz en busca de ideas sobre cómo aprovechar sus plataformas 'cloud' para responder a esta crisis sanitaria sin precedentes.

"La Covid-19 se convirtió en la mayor prioridad de los gobiernos, pero también de todas las empresas. En cierto modo, todas las compañías se convirtieron de pronto en compañías de salud", explica la doctora. "Nuestro objetivo ahí fue el de buscar a lo largo de toda la industria para escalar soluciones que pudieran hacer frente a la pandemia, tanto en la respuesta de los servicios de emergencia como en la gestión de las vacunas o en la trazabilidad de los contactos".

El lanzamiento de Work.com respondió a esta última de las necesidades, la de asegurar espacios de trabajo seguros y políticas de aislamiento en tiempo real para empleados infectados o que hubieran estado en contacto estrecho con algún afectado. En cierto modo, no deja de ser una reinvención del CRM clásico, solo que en vez de gestionar las relaciones con los clientes, se trataba de gestionar contagios.

Por ello, el verdadero quebradero de cabeza al que se ha enfrentado Ashwini Zenooz durante este último año es aquel relacionado con las vacunas. Ante la que quizás sea la mayor campaña de vacunación de la historia de la Humanidad -que convive además con el trabajo en curso de trazabilidad y tests masivos-, ¿cómo podían los sistemas de salud y empresas asegurarse de que se hacía de la forma más eficiente, segura y rápida?

"No se puede obtener la inmunidad en silos. Y para ello, necesitamos estándares globales para intercambiar información sobre la vacunación y la salud de las personas, respetando la privacidad", detalla Ashwini Zenooz, quien detalla a D+I algunos de los grandes retos en este terreno.

"Hay muchos vendedores de soluciones tecnológicas para salud que pueden ofrecer alternativas en este sector, pero debemos asegurarnos de que todos ellos ofrecen compatibilidad con los sistemas actuales de salud. Y que, al final, lo que tengan los decisores gubernamentales, se trate de nacionales o regionales, sea un centro de 'comando y control' con herramientas apropiadas con datos en tiempo real".

Acelerando la vacunación

Al respecto, Salesforce lanzó oficialmente este mes su plataforma en la nube para ayudar en el registro, gestión y planificación de la vacunación por Covid-19. Un sistema ya usado por organizaciones de Asia, Australia, Estados Unidos y Europa. Entre los nombres públicos encontramos Northwell Health, Illinois’ Lake County, University of Massachusetts Amherst y Gavi, una alianza de vacunas internacional.

Sin embargo, en muchos países se está apostando por otras tecnologías similares de distintos fabricantes. Por ejemplo, en Estados Unidos, la campaña nacional de vacunación que coordina el CDC corre sobre la herramienta ideada por Oracle, rival de la propia Salesforce. En D+I insistimos sobre cómo orquestar una estrategia que ha de ser simple, rápida y eficiente cuando se está multiplicando la heterogeneidad de sistemas que la soportan.

"La verdad, no es tan importante que nuestros sistemas y los de otros fabricantes hablen entre ellos, sino que hablen con los sistemas de salud de los Estados, nacionales y regionales", se reafirma Zenooz.

Hacia la credencial digital de vacunación

Cuando Ashwini Zenooz insiste en que su foco no solo está en ayudar a los gobiernos, sino también a las empresas, no se refiere exclusivamente a las aseguradoras o clínicas privadas. Lo dice, convencida, en un plano superior: dotar de tecnología a la salud para reactivar la economía cuanto antes.

Entra en juego el objetivo final de su visión: la creación de una credencial digital de vacunación. Hablamos de una suerte de pasaporte de vacunas, al hilo de lo ya sugerido en ocasiones por varios políticos españoles y entes europeos, que permita conocer el estado de inmunidad frente a la Covid-19 de una persona a la hora de acceder a determinados lugares o servicios.

"Estamos trabajando con IBM en esta idea. El propósito es que aquellas empresas que lo requieran puedan pedir a una persona esta credencial, en la que se mostrará si está vacunado o no, así como sus últimos tests. Todo ello en una cartera digital, similar a las que ya tenemos para el pago móvil, accesible a través de un simple código QR que pueda ser escaneado al entrar, por ejemplo, en un estadio o al embarcar en un avión".

"Nuestro papel es el de simple nodo central de información, que proporcionamos a la empresa en la medida requerida y durante el tiempo estrictamente necesario", concluye Ashwini Zenooz.