La ciberseguridad y la privacidad tal y como la conocemos saltará por los aires cuando los ordenadores cuánticos están a la orden del día. Los procesos actuales se basan en problemas matemáticos complejos que hoy no se pueden abordar con celeridad, pero en una próxima era cuántica pasarán a ser cuestiones sencillas. ¿Cómo nos preparamos para este momento?

Noticias relacionadas

Se han puesto en marcha diferentes iniciativas para llevar a cabo pruebas y proyectos que exploran todas las posibilidades. Uno de ello es FAVPQC, en el que expertos de Japón, Turquía y Francia van a emplear para hacer sus test un software criptográfico que tiene sello español. En concreto el del investigador Santiago Escobar del Instituto VRAIN de la Universitat Politècnica de València.

Escobar lleva desarrollando esta tecnología junto a otros dos investigadores en EEUU: Catherine Meadows del Naval Research Laboratory y José Meseguer de la University of Illinois at Urbana-Champaign. Así, iniciaron en 2004 el desarrollo del Maude-NPA y desde ese año la herramienta ha ido evolucionando gracias a la financiación de diferentes instituciones europea y estadounidenses.

Ventajas frente a sus competidores

En la actualidad, no es la única herramienta criptográfica con potencial para trabajar en protocolos postcuánticos. Escobar destaca las desarrolladas por el ETH de Zúrich, el INRIA en Francia y el MITRE en EEUU, entre sus competidores.

“La nuestra es la más flexible para las propiedades criptográficas”, subraya a D+I Escobar. Con su herramienta es “más sencillo” diseñar y especificar la funcionalidad criptográfica en soluciones avanzadas, como las que se requiere en este proyecto internacional.

De hecho, esto es lo que ha llamado la atención del proyecto FAVPQC que la va a emplear para desarrollar y analizará protocolos criptográficos que garanticen la máxima seguridad en las comunicaciones. Con ayuda de este software se quiere conseguir que estas comunicaciones sean más “resistentes”, incluso frente a esos posibles ataques con ordenadores cuánticos.

La herramienta Maude-NPA ayuda a encontrar fallos de seguridad o verificar que un protocolo está libre de ataques. El software es gratuito y permite realizar análisis de protocolos de seguridad criptográficos, teniendo en cuenta las propiedades algebraicas del criptosistema.

“A veces, estas propiedades pueden descubrir debilidades de los criptosistemas y, en otros casos, son parte de los supuestos de seguridad del protocolo. Todo ello contribuye a descifrarlo Maude-NPA”, destaca Santiago Escobar.

Explorar para estar preparados

El objetivo es utilizar este software en este proyecto exploratorio que aborda los retos en materia de ciberseguridad en la próxima era de la computación cuántica. De este modo, se está trabajando para adecuar las estrategias de ciberseguridad a un futuro cada vez más próximo.

Hoy en día las acciones de cifrado y descifrado de información que se emplean, por ejemplo, para realizar una compra online, “se utilizan claves cuya seguridad y privacidad se basan en determinadas propiedades matemáticas”. Es decir, si alguien quiere lograr esas claves podría tardar años en conseguirlas, pero esto cambiará cuando se democratice la computación cuántica.

Cuando llegue ese momento y los ordenadores cuánticos estén a la orden del día, estas operaciones de cifrado y descifrado que antes eran muy costosas en tiempo “pasarán a ser inmediatas”. Y en entonces la ciberseguridad tal y como la conocemos ahora quedará obsoleta.

“Al tratar con datos, la seguridad y la privacidad de la información se vuelven vitales. Este proyecto repercutirá en protocolos de comunicaciones más potentes y seguros ante ataques realizados con un computador cuántico”, incide Escobar

Por ello, este proyecto analizará las propuestas de protocolos postcuánticos enviados a la competición internacional organizada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por su sigla en inglés) de Estados Unidos. Este organismo promueve desde hace unos años una iniciativa para responder a los desafíos que, en clave de seguridad, se derivan de la computación cuántica y crear así los estándares de esta tecnología.

Los investigadores de este proyecto liderado por Europa y Japón contribuirán a ‘descifrar’ los niveles de seguridad que pueden llegar a ofrecer algunos de los protocolos ya desarrollados para hacer frente a esos ataques con ordenadores cuánticos.