La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en La Rioja y el Grupo de Química Biológica de la Universidad de la Rioja, han presentado el resultado de una investigación que abre la puerta a conseguir la vacuna para el cáncer de mama.

Noticias relacionadas

La investigación, que de momento ha tenido resultado en ratones, se basa en la modificación de un antígeno llamado Tn. Este antígeno está presente en la superficie de algunas células tumorales.

Al modificar su ‘archivo genético’’, los investigadores han conseguido ‘la fórmula’ “para activar el sistema inmunitario del paciente y generar mayor cantidad de anticuerpos para que ataquen a las células tumorales” señalan desde la Universidad de la Rioja

“Estos anticuerpos generados en animales, además, son capaces de reconocer células cancerosas humanas en cultivos celulares, lo que abre las puertas al desarrollo de una posible vacuna para ciertos tipos de tumores en personas que produzcan estos antígenos (principalmente de mama)” explican los investigadores en una nota de prensa.

Esta puede ser la puerta para conseguir un nuevo y rápido tratamiento contra el cáncer en forma de vacuna. No se trata en este caso de prevenir la enfermedad, sino en encontrar una solución para atajarla.

“La vacuna preventiva se administra antes de padecer la enfermedad con el objetivo de preparar el sistema inmunitario para su posible enfrentamiento a la misma. Sin embargo, la vacuna terapéutica se administra en pacientes que ya han desarrollado la enfermedad para poder atacar, en este caso, a un tumor concreto con características específicas”.

El desarrollo de esta vacuna, de la mano de la investigadora Iris Bermejo y el Grupo de Química Biológica de la Universidad de La Rioja, con el apoyo económico de la AECC de La Rioja, permitiría hacer un tratamiento antitumoral en un grupo concreto de pacientes con características concretas en su tumor.