El Gobierno de Navarra ha resuelto la primera convocatoria de ayudas en todo el país destinada a los centros tecnológicos. En concreto, ha aprobado destinar un máximo de 1,1 millones de euros, que se concederán y abonarán en este ejercicio 2020.

Noticias relacionadas

Se trata de una medida dirigida a mitigar los efectos de la pandemia en el Sistema Navarro de I+D+i (SINAI), debido a una menor contratación por parte de las empresas de servicios de I+D a centros tecnológicos debido a la pandemia de covid-19.

De esta forma, “se busca evitar el debilitamiento del SINAI, sin perjuicio de futuras actuaciones en este mismo ámbito en próximos ejercicios presupuestarios según la evolución de los marcos económicos e industriales”, ha afirmado el consejero del departamento de Universidad, Innovación y Transformación Digital, Juan Cruz Cigudosa.

Según ha añadido el consejero, con esta convocatoria “Navarra lidera la primera ayuda para mantener el tejido innovador y de centros tecnológicos de todo el Estado” y se cubre el 81% de la pérdida de actividad de transferencia de conocimiento de los centros debida a la covid-19. “Esta acción supone una ampliación del plan de choque presentado en junio y cuyas medidas ya se han llevado a cabo”.

Con estas ayudas, además, se pretende evitar que personas especializadas en transferir conocimiento se diluyan dentro del centro tecnológico en otras actividades o incluso sean despedidas, perdiendo así un activo fundamental en el desarrollo de una actividad económica innovadora.

En cuanto a la asignación de los 1,1 millones de euros, la Asociación de la Industria Navarra (AIN), ha obtenido 174.023 euros (el 16% del total); el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) ha recibido 316.078 euros (29%); el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), 190.811 euros (17%); la Fundación I+D Automoción y Mecatrónica (NAITEC), 367.464 euros (33%); y el Centro Tecnológico L’Urederra ha obtenido 51.621euros (el 5% del total).

Para recibir estas ayudas, todas las entidades han comunicado al Servicio de I+D+i sus correspondientes pérdidas estimadas. Un cálculo que han realizado teniendo en cuenta la media de ingresos que estos centros han obtenido en los dos últimos años respecto de la previsión del presente ejercicio.