Malin Svensson es sueca, pero habla un español envidiable. No en vano, esta profesional de la innovación lleva en nuestro país desde 2014, trabajando primero para el gobierno de su país (a través de Business Sweden, su organismo de promoción empresarial) y para la consultora 3S Smart Strategy Solutions, después. 

Noticias relacionadas

A ello hemos de sumar su participación en entes que favorecían esos canales entre España y la nación nórdica, como la Cámara de Comercio Hispano-Sueca de Madrid, la Scandinavian School of Madrid. Svensson no se queda ahí, sino que también ha entrado de lleno en la actividad empresarial española a través de asociaciones como WomenCEO o EJE&CON.

Y, finalmente, desde hace año y medio forma parte de Nebext, la organizadora de congresos como el HIP - Horeca Professional Expo, el Tourism Innovation Summit, Advanced Factories o el que ella dirige personalmente -tomando el testigo de los reconocidos Lluís Altés y Sonia Pacheco-, la joya de la corona de la empresa, el Digital Enterprise Show.

Este evento, uno de los más importantes del sector digital en nuestro país, congregó en su última edición prepandemia a más de 26.000 personas en Madrid. Ahora, el DES vuelve tras un año de ausencia y en D+I hemos querido conocer todos los detalles de la mano de Malin Svensson:

Ha sido un año difícil para los organizadores de eventos con el parón provocado por la covid-19. En vuestro caso, intentasteis por todos los medios celebrar la edición de 2020 pero fue imposible. ¿Cómo lo habéis vivido?

Como te puedes imaginar hemos sufrido esta situación excepcional. Primero pospusimos el DES a julio y, más tarde, a septiembre. Eso fue antes de posponerlo finalmente a mayo de este año, más que nada por ser fieles a la marca del DES que es el evento más transversal e internacional que organizamos [en Nebext].

¿A qué te refieres con "ser fieles a la marca"?

El Digital Enterprise Show es una marca ya bastante conocida en el ámbito europeo, al menos, y por ello decidimos retrasar la edición lo justo para respetar esa marca y no celebrar una feria que no cumpliese con los valores que representamos. Ahora creo que está yendo bien, hay muchísima necesidad y mucho interés. Y gran parte de este éxito es del equipo, por la energía que siguen teniendo y esa capacidad constante de reinventar las fórmulas y de trabajar con los clientes.

Parece que ya estamos deseando vernos las caras y dejar atrás las videoconferencias pero, al mismo tiempo, aún hay algo de recelo a los grandes eventos presenciales. Lo estamos viendo, por ejemplo, con las noticias relacionadas con el Mobile World Congress (MWC). ¿Cuál es la percepción al respecto desde el DES?

Creo que ese miedo es lógico, es algo que tenemos como personas y las empresas, lógicamente, toman medidas para proteger a sus equipos. Pero al igual que a veces se ponen restricciones a escala global sin tener en cuenta la situación a nivel local, en nuestro caso hemos organizado eventos con éxito desde septiembre con un gran protocolo que va más allá de las mascarillas y los geles para asegurar que el ambiente sea seguro.

Obviamente estamos viendo muchos medios digitales para formarnos o para interactuar con otros, pero eso no sustituye a un evento presencial y a las oportunidades de negocio que ahí surgen. Estamos muy cansados de comunicar a través de una pantalla pero la energía en una sala de reuniones o de un congreso es totalmente diferente.

Espero que todos los eventos que ya se han ido organizando en estos meses, como el HIP de hace unos días, sirvan para dar confianza a los asistentes. Además, hemos de recordar que en IFEMA el aire de las instalaciones se renueva por completo cinco veces a la hora. Es un ambiente más seguro que ir al supermercado.

Pesan muchas dudas sobre si el MWC podrá celebrarse finalmente en Barcelona. Para el DES queda poco más de un mes [18-20 de mayo] y se sospecha ya del inicio de una cuarta ola. ¿Hay algún plan B en caso de que no pueda celebrarse? ¿Contempláis la opción de retrasar el evento como el año pasado o cambiarlo a un formato solo virtual?

No. Total confianza en que se celebrará.

En este contexto, ¿qué previsiones de asistentes manejáis para este año? Obviamente, entiendo que nada de récords como en anteriores ediciones por motivos lógicos de seguridad...

Trabajamos en la línea de que sea una edición exitosa, de poder unir a las empresas que ofrecen soluciones tecnológicas con aquellas que vienen con necesidades de digitalización mucho más marcadas que otros años. También en empoderar e inspirar a los líderes empresariales en su propia transformación digital.

Está claro que no podemos atender a 26.000 personas porque no podríamos respetar el protocolo covid. Calculamos alrededor de 12.000 o 15.000 personas y, por ahora, tenemos ya a más de 10.000 visitantes registrados. Son números que parecían imposibles hace unos meses.

Entrando en la parte más propia de los contenidos del congreso, comentas esa mayor madurez de las empresas en su camino digital. ¿Cómo habéis adaptado la agenda del evento ante esa realidad?

La covid-19 ha sido un gran cambio para todos y, en este terreno, ha hecho que la transformación digital ya no sea una opción, sino una realidad. Creo que, y a diferencia de otras crisis, en esta ocasión es algo que ha tocado a todos, independientemente del sector o del ámbito en que estemos trabajando. 

Todos los cambios digitales se han acelerado notablemente, que es algo que ya veníamos viendo en los últimos años por ejemplo en el sector industrial. Ahora, y es el reto de esta edición del DES, es poder atender a aquellos que ya están viviendo la transformación digital. En otras ocasiones, quizás había personas que venían al congreso a ver el futuro, pero ahora el que venga es porque tiene realmente la necesidad de entrar en contacto con el sector tecnológico y acelerar su digitalización.

Por eso, el contenido va a ser muy relevante en ese sentido, más tangible. No dejaremos de lado los ponentes que den esa visión de futuro, pero el asistente estará mucho más informado que hace un año, por lo que hay un trabajo extra de concreción.

Te sigo el hilo, ¿cómo se concreta eso? ¿Vamos a seguir hablando, como en otras ediciones del DES, de inteligencia artificial, de industria 4.0, de realidad virtual, de marketing digital...?

Por supuesto vamos a seguir hablando de todas esas tecnologías y adaptándolas a cada vertical en foros sectoriales. Lo que cambiará es que, ante ese público diferente, tendremos más personas que compartan sus experiencias, que compartan sus visiones, que compartan incluso fracasos. Un contenido que no se pueda encontrar en una web, sino que hay que acudir al DES para descubrirlo.

¿Y segregando por sectores de actividad? ¿Qué verticales veis con mayor potencial o interés por este proceso de la transformación digital, más allá de la sanidad que ha sido el monotema de este último año?

La industria inteligente creo que es la base de cualquier modelo empresarial y puede aportar mucho a la economía. Luego tenemos al sector bancario, que se ha visto muy afectado y se ha visto obligado a ofrecer nuevos servicios financieros por diferentes fórmulas a sus clientes.

También vamos a hablar mucho del futuro de la movilidad o de la transformación digital del turismo, que es una palanca de crecimiento muy importante en países como España. Y, por añadir un cuarto vertical, hablaría del comercio electrónico que ha explotado con la pandemia y hecho que muchos actores tradicionales se hayan tenido que reinventar para poder seguir llegando a los consumidores.

En estos tiempos tan inciertos, se hace más imperativa que nunca la colaboración público-privada. Máxime con la inminente llegada de los fondos europeos dirigidos a digitalización y sostenibilidad. ¿Veremos este tema también en la agenda del DES 2021?

Claro. El DES es, de por sí, fundamental para hacer ese puente entre el sector tecnológico, el tejido empresarial y el tejido público, a la hora de transmitir las demandas y necesidades de cada uno de ellos.

Aparte, en el foro de Administraciones Públicas, vamos a hacer sesiones sobre las distintas ayudas y programas a nivel nacional y europeo que se han ido lanzando en estos últimos meses. Sabemos que hay mucha información y lo que queremos nosotros es dar contenido de primera mano que canalice esas oportunidades a todas las empresas.

A ese triunvirato que comentas quizás podríamos añadir otra arista más, la del ecosistema startup y los emprendedores de base digital. En DES siempre han tenido un hueco este tipo de proyectos, ¿seguirá siendo así en 2021?

En el viaje de la transformación digital de las grandes empresas hay una simbiosis ideal con las startups. Ambas se necesitan: la gran empresa necesita impulsar sus procesos de innovación y las startups las buscan para crecer.

Vamos a tener un escenario destacado donde invitaremos a startups a hacer sus pitches como todos los años. Y como novedad en esta edición, colaboramos con la Consejería de Innovación de la Comunidad de Madrid para ayudar en la transferencia de los proyectos innovadores del ámbito académico.