Cada año se pierden más de 6.000 personas mayores de 65 años en nuestro país, según cifras de la Fundación Quién Sabe Dónde Global. Cada semana, una de ellas aparece localizada sin vida, en muchos casos en zonas rurales que complican encontrar a tiempo a la persona desaparecida. 

Noticias relacionadas

La hipotermia en invierno o la deshidratación en verano son riesgos inmediatos cuando una persona se desorienta en estos contextos. Nunca mejor dicho, el tiempo es oro: cuanto antes se produzca la localización, menor riesgo de fallecimiento habrá.

En esas lides, organismos como Cruz Roja trabajan para mejorar la coordinación del voluntariado que participa en la búsqueda y recortar al máximo el tiempo necesario para encontrar a la persona que necesita ayuda. Mejoras en eficiencia que se traducen en vidas salvadas, con los drones y la 5G como pilares fundamentales.

Así pues, Cruz Roja ha realizado este mes un simulacro de emergencia en el que se empleaban aeronaves no tripuladas, conectadas mediante 5G, para aportar ese 'ojo' extra desde el cielo en entornos de difícil acceso o grandes extensiones de terreno.

El uso de drones no es nuevo para Cruz Roja: en los últimos años ya viene usando estos dispositivos en sus operaciones de rescate que utilizan una cámara de visión en streaming para el telecontrol del aparato. Sin embargo, aún no cuentan con la tecnología apropiada para rastrear en zonas amplias.

Por este motivo, dotar al aparato de un sistema de cámaras (muy alta resolución – 4K o superior, térmica, visión nocturna…) para el rastreo que vaya unos 300-500 metros por delante del equipo de rescate y conectada a un sistema de comunicaciones de baja latencia (red 5G) ayudaría a acortar los tiempos de rastreo y contribuiría a asegurar el éxito de las operaciones.

Para desarrollar este proyecto piloto, se ha creado desde cero un “sistema de sistemas” compuesto de los drones propiamente dichos, un software de control de la misión, una app móvil de apoyo a los equipos de búsqueda, un algoritmo de reconocimiento de imágenes y un servidor de servicios que se aprovecha de la red 5G para computar imágenes en muy alta definición.

Vista desde uno de los drones empleados por la Cruz Roja en su simulacro de rescate de personas

Gracias a la red 5G, los equipos de búsqueda y el puesto de mando pudieron interactuar de manera ágil con la información aportada por los sistemas a bordo del UAV tales como imágenes de muy alta resolución, imágenes térmicas, comandos y alertas y generar un mapa con las zonas que ya habían sido barridas, para mejorar la eficiencia de búsqueda de la Cruz Roja.

"Los drones se incorporan como un miembro más del equipo", explica Carlos Capataz, director de Servicios Tecnológicos Digitales de Cruz Roja. "Se trata de un claro uso humanitario de la tecnología, gracias al que esperamos acortar los tiempos de rescate en situaciones críticas, mejorar la coordinación de los equipos y dar un paso más en nuestra respuesta de emergencia, con una solución que combina las posibilidades que ofrecen los drones dotados de visión artificial, con un sistema de navegación y gestión de intervinientes que incluso ofrece la posibilidad de incorporar personal local conocedor de la zona".

La iniciativa, englobada en el piloto 5G de Andalucía impulsado por Red.es, ha contado con la participación de empresas como Vodafone o Altran.