Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer, el tan famoso como necesario 8M. Una fecha señalada para reivindicar la igualdad de derechos y oportunidades. Una jornada para visibilizar todas las lacras sociales que enfrentan ellas en su vida cotidiana y, por supuesto, también en el terreno laboral. 

Noticias relacionadas

Todos conocemos las dificultades que sufren las mujeres al acceder a determinados puestos de trabajo, a la hora de compaginar su vida familiar y profesional, cuando exigen la justa retribución que reciben sus compañeros hombres o en el momento de hacerse un hueco en sectores tradicionalmente copados por varones.

El sector tecnológico no es una excepción. A pesar de la apariencia moderna y de los valores que pregonan las grandes multinacionales TIC, lo cierto es que la industria digital sigue siendo campo dominado por hombres en su inmensa mayoría.

Según los últimos datos de la Comisión Europea, apenas el 18% de los profesionales digitales son mujeres. En áreas de especial relevancia para el futuro, como la inteligencia artificial, esta cifra cae al 12%. La nota positiva, siguiendo los datos oficiales, es que la brecha de género se ha reducido un 5% en la última década. Si es un ritmo suficiente o no ya queda a su juicio.

Aterrizando esta realidad en España, un informe del Instituto de la Mujer y el ONTSI recoge que apenas el 2% de las mujeres ocupadas en nuestro país trabaja dentro del sector tecnológico. El porcentaje asciende al 5,7% si hablamos de hombres en esta industria.

Como decíamos, el sector digital no es una excepción a los grandes elementos de desigualdad de género. Es el caso de la brecha salarial, palpable en el mercado TIC incluso por encima de la existente en otras áreas de actividad. Así lo afirma un estudio de la OIT, que sitúa esta diferencia en los emolumentos entre hombres y mujeres en el 21%, frente al 16% de media.

Una industria en busca de la igualdad

No hay duda del enorme camino que queda por recorrer para lograr la ansiada igualdad de género en la industria tecnológica. Pero la situación y percepción de las mujeres profesionales del sector es, cuando menos, agridulce.

Durante los dos últimos años, la igualdad de género en la industria TIC ha empeorado en Europa, según un reciente informe de Kaspersky. El estudio, para el que se encuestó a numerosas profesionales de todo el continente, refleja eso sí una nota positiva en el caso español: una de cada dos trabajadoras digitales afirma que los niveles de igualdad han mejorado en su empresa.

A sumar otro aspecto clave: el 44 % de las mujeres encuestadas creen que los hombres tienen un desarrollo profesional más rápido en sus organizaciones, en comparación con el de las mujeres. Un freno a las carreras de los grandes talentos femeninos que todavía hemos de superar.

La brecha empieza en la formación

Obviamente hay mucho que mejorar dentro de las empresas para favorecer la igualdad de género en el sector digital, pero para encontrar la causa de esta problemática hemos de retroceder más atrás. Concretamente hasta la etapa formativa, cuando comienzan a vislumbrarse los conatos que explican la falta de mujeres en estas lides.

De acuerdo con un dossier del COIT, las mujeres copan un 55% de las plazas universitarias, pero este porcentaje cae al 25% en el caso de las ingenierías. Y en Europa, apenas una de cada tres universitarios en áreas STEM (Science, Technology, Engineering and Maths) es mujer.