Cobrar tu salario a demanda. Este es el objetivo de la startup fintech española Payflow, que ha desarrollado una aplicación móvil que permite a los empleados cobrar una fracción de su salario cuando mejor les venga. De esta forma, los empleados tienen control sobre cuándo cobran, en vez de sólo cobrar una vez al mes.

Noticias relacionadas

En esta app no solo pueden ver en tiempo real qué cantidad de su salario ya se han ganado, sino que, además, pueden disponer, en cualquier momento, de ese importe de forma instantánea, como si fuese un Bizum.

Uno de sus fundadores, Avinash Sukhwani, subraya a D+I que toda la tecnología de Payflow es propia. Más allá de esta aplicación móvil para los usuarios finales, es decir, para los empleados, también dispone de un panel de control personalizado para las empresas (sus verdaderos clientes), donde pueden ver análisis de cómo los empleados están usando el beneficio y modificar los ajustes.

De hecho, según sus primeros análisis se ha registrado que la mitad de los trabajadores que han usado esta app la utilizan para cobrar entre dos y tres veces al mes fracciones de su salario en cantidades pequeñas, de entre 70 y 80 euros.

El reto, explica Avinash Sukhwani, ha sido conseguir “un cien por cien de transacciones instantáneas, sin errores y con la mejor experiencia de usuario”. Por el momento, alrededor de un centenar de empresas ya utilizan esta tecnología, con clientes como Natura o Scalpers, entre otras.

Cómo funciona

Así, Benoît Menardo, el otro cofundador, señala que el uso de su tecnología es “realmente muy sencillo”. Una vez que la empresa firma el contrato con Payflow, sus empleados descargan la app en su móvil, se identifican con su DNI, aceptan los términos legales y “empiezan a cobrar cuando ellos quieren con un solo clic y de manera instantánea y privada”.

Menardo afirma que todo se pone en marcha “sin afectar los procesos ni la liquidez de la empresa”. En este sentido, define Payflow como “un beneficio social”, ya que le vende el servicio a empresas, ellas son las que firman el contrato y ellas pagan por el servicio.

“Una vez implementado, todos los empleados pueden aprovecharse de la posibilidad de utilizar los servicios de Payflow sin ningún coste. Es el salario que ya se ha ganado el empleado, por lo que no tiene ningún sentido que paguen por esos servicios”.

Así, subraya que sus clientes son aquellas “empresas que quieren hacer de ellas un mejor lugar para trabajar, con empleados felices y con bienestar financiero. Y los empleados valoran mucho pertenecer a una empresa que los cuida”, asegura el cofundador de este particular modelo de negocio. “No sería un beneficio social si el empleado pagase por ello”.

Los dos cofundadores, que se conocieron en el MIT, decidieron lanzar su startup en febrero de 2020. “En el momento en el que nos confinaron, se trataba de una simple idea y aún no se había desarrollado ninguna tecnología”, explica Sukhwani.

Así, aprovecharon el confinamiento “para crear un producto muy robusto y fácil de usar”, que se ha convertido en “un factor diferencial” para sus clientes directos (las empresas) como para los usuarios finales de esta aplicación (los empleados).

Nuevos desarrollos

Además, su aplicación ya cuenta con dos funcionalidades adicionales para el bienestar financiero: “La primera es Learnflow, una plataforma de e-learning de finanzas personales interactiva y la segunda es Saveflow, un automatismo que ayuda a los empleados a ahorrar cada mes”, detalla Menardo.

Esta fintech ya se ha incorpora al portfolio de Wayra, Zone2boost (programa internacional de innovación de CaixaBank y su aceleradora Global Payment Worldline) y al fondo de inversión Plug & Play. Así, en plena pandemia PayFlow cerró una ronda de 1,6 millones de euros.