Que la robótica está cada vez más presente en nuestras vidas es una obviedad. Desde el aspirador ‘con vida propia’ hasta los ‘albañiles metálicos’, los robots se ocupan del trabajo duro en las empresas de automoción o de trabajos de precisión como los robots quirúrgicos.    

Noticias relacionadas

En el caso concreto de la robótica de teleoperación –los brazos robóticos operados a distancia por un técnico– sus aplicaciones no han dejado de crecer en los últimos años. Tanto que según la Federación Internacional de Robótica, las ventas mundiales de esta robótica de servicios pueden superar los 41.000 millones de euros en 2023.

Este tipo de robots se emplean especialmente en dos escenarios: en situaciones en las que hay riesgo para un humano y en aquellos casos en los que es difícil programar a un robot para que sea autónomo. El reto para los desarrolladores es conseguir que el ese ‘brazo metálico’ logre replicar los movimientos de un brazo humano…multiplicando su fuerza y precisión.

Es lo que se ha propuesto la startup británica Extend Robotics que ha desarrollado un brazo robótico teleoperado por realidad virtual. La tecnología inmersiva consigue que los movimientos del brazo sean lo más ‘humanos’ posible.

Se llama ROB (robotically optimized bartender) porque su ‘puesta de largo’ ha sido como camarero sirviendo cervezas. Según la empresa “ha mostrado una notable destreza, similar a la humana. Es capaz de tirar una pinta como el mejor de los camareros”.

El kit de herramientas del robot cuenta con un control de operaciones en tiempo real, inmersivo e intuitivo, que emplea las últimas tecnologías de realidad virtual. Con total seguridad el brazo robótico puede ser operado remotamente por un técnico sin necesidad de exponerse a ningún riesgo.

La realidad virtual le otorga la capacidad de inmersión necesaria para operar el brazo como si estuviera tocando los objetos. Una capacidad que puede ser especialmente importante en sectores como el energético, el de extracción o el aeroespacial.

Tras el éxito de sus primeras demostraciones con ROB, Extend Robotics señala que ya está desarrollando su Kit de herramientas de robots para un uso comercial generalizado, ofreciendo una solución plug-and-play simple, fácil de usar y que es a la vez de bajo costo.

“En Extend Robotics, queremos extender la capacidad humana más allá de su presencia física”, explica el Chang Liu, fundador y CEO de Extend Robotics. “Nuestro objetivo es democratizar en tres años la teleoperación, diseñando herramientas robóticas rentables capaces de operar a distancia desde cualquier parte del mundo, a un precio razonable”.

La empresa está desarrollando ya una amplia gama de brazos robóticos complementarios modulares y mucho más asequibles que los que ofrece el mercado. Ya han patentado su interfaz basada en realidad virtual con la que “puede accederse a cualquier lugar”.

El sector sanitario, el de la energía, los servicios o la agricultura son los destinos ‘objetivo’ de esta nueva solución robótica, según la firma británica.