Capital Cell, la primera plataforma de inversión online de Europa especializada en life sciences (salud y biotecnología), cerrará el año en curso con unos 10 millones de euros levantados en inversiones dirigidas a empresas emergentes de este sector, un incremento casi duplica lo conseguido el año anterior.

Noticias relacionadas

"En muy pocos años hemos pasado de que estas startup eran prácticamente invisibles para los inversores, a ser una de las opciones más atractivas del mercado por ofrecer mayor rentabilidad", afirma Daniel Oliver, biólogo de formación y fundador y director de la plataforma, con sede social en Cambridge y operativa en Barcelona.

Después de 17 empleos en 15 años, Oliver se cansó de trabajar por cuenta ajena. Interesado en la financiación colaborativa, en los modelos de negocio que contemplaran a todas las partes implicadas en la repartición de beneficios, decidió crear en el año 2013 su propia plataforma de inversión. "En esos momentos éramos generalistas, hecho que me permitió entrar en contacto con startups de diferentes sectores".

Y conoció más a fondo el biotecnológico, "donde nadie conseguía levantar una inversión". Dos años después decidió dar vida a Capital Cell, "con voluntad divulgativa y comunicativa hacia los inversores, ofreciéndoles seguridad en las operaciones". En definitiva, hacer de puente entre startup y capital, para que las inversiones llegaran a las empresas emergentes del sector de ciencias de la vida.

Capital Cell ha conseguido reunir un equipo altamente especializado de inversores profesionales, abogados, financieros, científicos y expertos en salud de todo el mundo. Además, ha democratizado las inversiones. "Cualquier persona puede invertir porque la cantidad mínima en la mayoría de rondas se sitúa en 1.000 euros, pero en algunos casos incluso pueden ser tan solo 100 euros", puntualiza.

La facilidad para la participación en las rondas de inversión no está reñida con la selección estricta de las startup que acceden a ellas. La plataforma publica alrededor del 3% de las emergentes que llaman a su puerta. "Tenemos unos criterios muy claros y estrictos, y solo aceptamos los proyectos que sean disruptivos, aquellos que fuerzan a cambios en las grandes multinacionales del sector", añade.

Antes de aceptar la entrada en la plataforma de una startup, Capital Cell realiza todas las comprobaciones posibles para garantizar la honestidad del proyecto. "Todas han de superar el análisis técnico, legal y financiero", con el objetivo de minimizar el riesgo de la inversión y potenciar los beneficios de los inversores.

Al llegar a Capital Cell, la startup debe tener los deberes hechos: patentes, certificaciones, plan de negocio, situación judicial, tributaria, estructura legal y financiera. Solo así será aceptada.

Además de situar la ronda en su portal, la plataforma de inversión publicita el proyecto entre redes de capitalistas privados, asociaciones de business angels, gestores de fondos de inversión, family offices y otras entidades públicas y privadas que crean que pueden estar interesados en participar en la ronda de financiación.

Rondas de inversión

El resultado de esta estricta valoración de los proyectos les ha llevado a unas cifras que les sitúa en una posición destacada entre las plataformas de inversión en este ámbito: más de 3.500 inversiones realizadas y el 92% de las rondas cerradas con éxito.

Actualmente la plataforma tiene publicadas tres rondas de inversión, a tan solo 13 días de acabar: Cebiotex, que desarrolla tratamientos contra el cáncer infantil y que ya ha cerrado dos rondas previas con Capital Cell, ha conseguido que en 16 días 141 inversores aportaran 391.094 euros, el 65% del objetivo final de 600.000 euros.

RUTI Immune, la segunda de las rondas abiertas, desarrolla una vacuna antiviral de amplio espectro contra infecciones víricas como la Covid-19, en 13 días han conseguido que 774 inversores participaran con un total de 1.483.380 euros, de un objetivo de 1.600.000 euros.

Por último, 24Genetics, una de las principales empresas europeas de genética de consumo, en la que 404 inversores han aportado 718.458 euros en 48 días, de un objetivo de 1.100.000 euros.

Otras empresas, como Cornea Project, Ability Pharmaceuticals, FASTBASE Solutions o Leadartis han cerrado sus rondas este año en la plataforma, superando en todos los casos en más de un 120% el objetivo inicial previsto.

Efectos de la pandemia

La pandemia ha generado "dos consecuencias muy positivas en este sector. Por una lado, y obligada por las circunstancias, ha impulsado la salud digital, algo que tendría que haber pasado hace tiempo. Y por otro, ha provocado una aproximación cultural a la biotecnología y ahora las empresas de este ámbito ya forman parte del universo de la gran mayoría de la población", explica Oliver.

Pero, la pandemia también ha generado una consecuencia negativa. "Ha atraído inversores de sectores donde más se ha ensañado el virus, como el turismo, la restauración o el inmobiliario, y mi duda es si una vez superada la pandemia, estos inversores se quedaran en la biotecnología o volverán a los sectores en los que estaban y obtenían un retorno más rápido".

Oliver destaca, sin embargo, que como sociedad se ha de tener en cuenta que las inversiones en life sciences "atraen y generan talento, y crean empleos de gran calidad". Sin duda aspectos nada menores para el futuro de un país.