España está lejos todavía de ser una nación emprendedora. Ayer conocimos la última edición del informe anual de la firma de capital riesgo londinense Atomico sobre inversión privada en startups, que constata el aguante de Europa durante la pandemia…, mientras que en España las inversiones se han desplomado un 56%. Y en el nuevo ránking de las 20 ciudades con mayor índice de startups por habitante solo figura  Barcelona. Este año, Madrid no aparece. 

Noticias relacionadas

No todos son malas noticias. España mantiene su atractivo como destino para el segundo 'hub' de startups europeas. 

Europa resiste...

Con la financiación privada a punto de alcanzar un nuevo récord de 41.100 millones de dólares y con 18 nuevas empresas que han rebasado los 1.000 millones de dólares de valoración -entran así al selecto club de los unicornios digitales-, la tecnología europea está viviendo en 2020 un buen momento. “Los inversores de todo el mundo están invirtiendo ahora tres veces más dinero en la industria tecnológica europea en comparación con hace cinco años, mostrando una partida sostenida, sustancial y creciente a los fondos de capital riesgo europeos”, destacan desde Atomico. 

En el capítulo de la financiación, el capital invertido en Europa durante 2020 asciende a 35.000 millones de dólares, si bien se prevé que con el resto de datos de rondas de financiación hasta cerrar el ejercicio se llegue a los 41.100 millones. Esto se traduce en un ligero aumento del 1,2% frente a las cifras del año pasado, cuando la financiación llegó a los 40.600 millones. 

"Si bien la pandemia no ha terminado y ciertas ineficiencias aún frenan nuestro ecosistema, tenemos las bases para hacer de 2021 un año excelente para la tecnología europea. Este es el mejor momento para convertirse en emprendedor, para abrazar con valentía la incertidumbre, para buscar patrones en lo que parece ser un caos, y para construir sin miedo tecnologías que hagan de la nueva normalidad una mejor normalidad", adelanta Miika Huttunen, CEO de Slush. 

Mientras Europa resiste el envite de la pandemia, Estados Unidos ha marcado récords de inversión: 141.000 millones en 2020, casi cinco veces el nivel de inversión en nuestro continente. Asia, en cambio, ha visto mermadas sus inversiones por segundo año consecutivo, con 74.000 millones. 

… Pero España se resiente

En España, las cifras no son tan halagüeñas como en otras partes del viejo continente. Nuestro país ha sufrido los efectos de la Covid-19 con especial dureza, con una financiación que en 2020 ha descendido un 56% frente al año anterior. Si en 2019 las startups españolas lograron acaparar 1.457 millones de dólares, este año el dato ha descendido hasta los 636 millones

Esto coloca a España en el décimo puesto del ‘top 10’ de países europeos con mayor financiación, descendiendo desde la octava posición que ocupaba el año pasado. Por delante de España, encabeza el ranking Reino Unido (12.540 millones), seguido de Alemania (5.375 millones), Francia (5.199 millones), Suecia (3.301 millones), Países Bajos (1.351 millones), Suiza (1.280 millones), Finlandia (1.211 millones), Irlanda (680 millones) y Bélgica (706 millones). España, además, protagoniza la desaceleración más acusada de este ‘top 10’. 

Atendiendo a los hubs tecnológicos, Londres es el líder indiscutible en términos de capital invertido en 2020, con 9.598 millones de dólares. La primera y única ciudad española que aparece en el ‘top 20’ es Barcelona, con 277 millones. 

A pesar de todo, España es el sexto destino mundial más popular para las empresas tecnológicas europeas que buscan internacionalizarse mediante la creación de un segundo hub, acaparando el 20% de estas compañías y siendo solo superada por Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Australia y Singapur.

Todos estos son datos extraídos del mencionado informe de Atomico, que este año ha sido elaborado en asociación con Slush, la principal conferencia de startups en Europa; Orrick, un bufete de abogados global de tecnología; y Silicon Valley Bank, subsidiaria de SVB Financial Group.

Como ocurre con todos los rankings basados en el volumen de las inversiones, existen siempre unas pocas grandes operaciones que pueden distorsionar la tendencia. Por ese motivo es interesante mirar también otros indicadores. 

Así, hay más de 140.000 startups en Europa y, atendiendo a su población, España aparece en el ‘top 20’ en la posición 18º, con 157 startups por millón de habitantes, por debajo de la media europea, situada en las 190 empresas emergentes. En términos absolutos, en España hay 7.332 startups tecnológicas.

Europa tiene ahora 208 unicornios, frente a los 102 de 2016. Nueve de ellos son españoles: Amadeus, Jazztel, Allfunds Bank, Cabify, Hotelbeds Group, Schibsted Spain, Glovo, eDreams Odigeo, Letgo y Alien Vault. De estos, tres están apoyados por fondos de capital riesgo: Cabify (Madrid), Glovo (Barcelona) y Alien Vault, adquirida por AT&T (Madrid).

“Europa está construyendo líderes de categoría mundial y soy muy optimista y confío en que el sector de la innovación europeo seguirá siendo un destino resistente y atractivo para la inversión durante el resto de 2020 y más allá”, valora Erin Platts, directora de Silicon Valley Bank para la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África).

España: 6,4% de ofertas de trabajo tecnológico

Por otra parte, el informe de Atomico realiza un seguimiento del número de ofertas de trabajo de tecnología, mes a mes, en relación con el total de ofertas de trabajo en un país, lo que sirve como un indicador útil de los cambios en los patrones de contratación de tecnología. Los datos señalan a España como el país donde el papel de la tecnología como motor del mercado laboral tiene una importancia elevada, pues la proporción relativa de empleos tecnológicos es mucho mayor que en otros países europeos. Al 6,4% de ofertas de trabajo tecnológico que oferta España le siguen el 5,8% de Portugal y el 4% de Italia.  

En cuanto al crecimiento en la demanda general de trabajos tecnológicos, es más visible al aislar el cambio anual en el volumen relativo de búsqueda de trabajos tecnológicos en diferentes países. Ésta se ha disparado también en España (29,5%) en los últimos 12 meses, en relación con los demás trabajos no tecnológicos, solo superada por Francia (43,9%).