De todas las palabras o expresiones nuevas que de vez en cuando irrumpen en este mundo en constante cambio, hoy nos adentramos en conocer qué es exactamente un Centro de Innovación en Tecnologías de Fabricación Avanzada (CFA).

Noticias relacionadas

Un Centro de Fabricación Avanzada es un espacio físico donde las empresas usuarias tienen a su disposición equipamiento tecnológico similar al de sus plantas de producción.

Allí ejecutan sus proyectos en colaboración con otras firmas y con los distintos agentes tecnológicos, creando un ecosistema adecuado para la generación de conocimiento e innovación productiva.

Con esta primera introducción al concepto, ya podemos entender qué supone que un organismo público como la Junta de Andalucía haya anunciado que desarrollará un centro de estas características y que lo pondrá en marcha el próximo año.

Concretamente, el gobierno regional andaluz ha decidido que su CFA esté especializado en el sector del transporte industrial, especialmente aeronáutico y naval, para que puedan desarrollar tecnologías aplicables y transferibles fácilmente a sus procesos productivos.

Será un entorno industrial de 7.000 metros cuadrados impulsado por la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades en los terrenos de Navantia de Puerto Real (Cádiz).

Su objetivo no es generar proyectos de investigación fundamental, sino que se pretende llegar a culminar desarrollos de tecnologías muy próximas a la fabricación y a la industrialización, alejadas de pruebas de laboratorio y realizadas en un entorno fabril lo más similar a la realidad, según han indicado fuentes autonómicas.

1.700 metros cuadrados de superficie diáfana

El complejo, que tendrá acceso propio y diferenciado, se compone de una nave de aproximadamente 1.700 metros cuadrados de superficie totalmente diáfana con una altura de 17 metros acondicionada tras una inversión de la Junta próxima a medio millón de euros.

En la zona exterior de la nave se dispone de urbanización con alumbrado, aparcamientos y señalización, además de un espacio donde se ha acondicionado una zona técnica de instalaciones para ubicar casetas, cuadros eléctricos generales, equipos de climatización y de compresión de aire.

La Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) será la encargada de dotar el centro de equipos y máquinas, instalaciones técnicas auxiliares y equipamiento técnico y general común.

La tipología de iniciativas que se ejecutan en un centro de este tipo es muy cercana a la producción final, fundamentalmente pruebas de mejora en los procesos productivos y de seguimiento en tiempo real de dichos procesos, con el objetivo de mejorar la productividad (ahorro de costes e incremento de la producción) y la calidad.

Según indican fuentes de la consejería impulsora del proyecto, las empresas, actualmente, recurren a sus propios medios para realizar este tipo de mejoras. Sin embargo, ejecutar dichos proyectos en sus instalaciones supone tener que consumir tiempo de maquinaria y recursos que destinan normalmente a la producción.

En algunos casos, estas entidades no disponen del equipamiento necesario para poder realizar dichos proyectos. Esto último se da muy especialmente en las empresas de la cadena de suministro (pertenecientes a la cadena de proveedoras de las tractoras), que por su tamaño no disponen de los medios necesarios para afrontarlos.

El objetivo de un Centro de Innovación en Tecnologías de Fabricación Avanzada (CFA) como el andaluz va a ser, pues, acelerar la transferencia al mercado de los resultados de I+D a través de la validación y demostración de sus resultados en entornos similares a los de sus propias plantas de producción.

Este complejo ofrecerá sus servicios a las empresas dentro del plazo de ejecución de los Fondos FEDER, que cofinancian la inversión de 21,5 millones de euros que requiere la puesta en marcha de este centro.

Compra pública innovadora para la gestión cartográfica

En otro orden de cosas, estos días la misma consejería de Transformación Económica también ha informado de un interesante proceso de compra pública innovadora para dar un giro a su gestión cartográfica.

La Junta de Andalucía, responsable de producir los datos geográficos oficiales de la comunidad, se ha propuesto recurrir a las nuevas tecnologías, concretamente a la inteligencia artificial (IA), con el fin de mejorar los procesos de producción y actualización de la base de datos cartográfica de Andalucía. 

El departamento que dirige Rogelio Velasco, a través de una consulta preliminar del mercado, ya ha lanzado el reto a las empresas privadas que operan en este sector de las TIC y la cartografía para que sean ellas las que ofrezcan soluciones a esa necesidad detectada.

La iniciativa privada deberá investigar herramientas de software y métodos de producción y actualización basados en las nuevas tecnologías ligadas a la IA como el big data, machine learning, deep learning o blockchain que mejoren los procesos. 

En definitiva, se busca ofrecer un servicio más ágil, eficiente y eficaz. El proyecto cuenta con un presupuesto de en torno a un millón de euros y tendrá una duración de 24 meses.

La Base Cartográfica de Andalucía a escala 1:10.000 (BCA10) es la cartografía básica oficial de la comunidad y de su gestión se encarga el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA).

La BCA10 es un conjunto de más de 150 tipos de datos de temáticas muy variadas (relieve, transporte, hidrografía, sistema urbano, toponimia, etc.) que refleja la realidad del territorio sobre el que otras administraciones, organismos, empresas o particulares desean actuar.