Una de las recomendaciones que ofrecen las autoridades sanitarias desde que comenzó la pandemia de la covid-19 es evitar las aglomeraciones y reducir los contactos para frenar su propagación. Como consecuencia, en estos meses han surgido múltiples soluciones que ayudan a controlar el aforo en espacios limitados, como centros comerciales, oficinas o recintos públicos.

Noticias relacionadas

Con este propósito, en mayo veía la luz la startup valenciana MyTurn.es. Sus fundadores –Óscar Aguilera, Gaspar Fernández y Fernando Gómez– desarrollaron una aplicación que, de entrada, resolviera el problema de la gestión de espacios comunes en zonas residenciales. De esta forma se facilitaba el uso de piscinas y otras instalaciones a sus propietarios.

Pronto se dieron cuenta de que su software podía ser útil para todo tipo de superficies y acaban de cerrar un acuerdo con la piscina más grande del mundo. Ubicada en la región de Valparaíso (Chile), se trata de una laguna artificial con más de un kilómetro de largo, que se adentra en el océano Pacífico desde el complejo hotelero San Alfonso del Mar, en la localidad de Algarrobo. A partir de ahora, para acceder a la piscina los bañistas tendrán que descargar y hacer uso de la app valenciana.

MyTurn.es integra diversas funcionalidades que permiten gestionar las reservas de una forma rápida y sencilla por parte del usuario. Ofrece actualización instantánea de datos, conexión API con cerraduras y cámaras de conteo automático, y confirmación presencial mediante código QR, entre otras. Este software no solo permite gestionar los aforos para garantizar la seguridad de los usuarios, además, en caso de contagio, facilita a los rastreadores el histórico de contactos. 

Lo que comenzó siendo una simple aplicación para poder darse un chapuzón en la piscina de las comunidades de vecinos, se ha convertido en una solución que, junto a Take a Spot, ha facilitado la vuelta a la nueva normalidad en espacios compartidos. Esto incluye campings, hoteles, instalaciones municipales, comercios, empresas y residencias universitarias. Ya la utilizan en España, México y Chile, y en su plan de expansión figuran países como Argentina y Colombia.