La lucha contra el coronavirus es una cuestión que engloba a todos los sectores de la sociedad. Teniendo como punta de lanza al personal sanitario, en primera línea de combate, detrás está el resto de la sociedad aportando su granito de arena. 

Noticias relacionadas

Los ciudadanos quedándonos en casa, las empresas que pueden funcionar intentando que la economía real no se paralice del todo, y las que están más en contacto con la población ayudando a los colectivos más desfavorecidos en la medida de lo posible. 

El sector financiero ha dado un paso al frente con líneas de crédito para pymes así como ayudas para aquellos que no puedan pagar la hipoteca por haber perdido su puesto de trabajo. Es el caso del Santander, que ha puesto en marcha una línea de liquidez de créditos preconcedidos por importe de 20.000 millones con tipos pagaderos a un año. 

Sensibilidad con los clientes

Su presidente en España, Rami Aboukhair, pedía hace unos días a su plantilla "sensibilidad" con la clientela ya que muchos van a tener problemas económicos fruto de la crisis que se avecina. 

También ha habilitado ya el espacio para solicitar la moratoria de la deuda hipotecaria y a la que se podrán acoger todos aquellos clientes que sufran dificultades para atender el pago como consecuencia del COVID-19. Además, y como ha contado Invertia, está planteando también medidas que -entre otras cosas- permitan a los jubilados cobrar por adelantado la pensión.

Desde Caixabank, su CEO Gonzalo Gortázar, aseguraba en un mensaje a sus empleados que están “decididos a apoyar a nuestros clientes y apoyar a que nuestro país y economía salga de este bache de la manera más rápida posible”. ¿Primera medida? 25.000 millones de euros en líneas de crédito a pymes para evitar que se queden sin liquidez para afrontar los pagos más inminentes. 

El pasado viernes adelantaron el cobro de la pensión de la Seguridad Social, y se estableció un sistema de citas previas para los mayores de 65 años con el objetivo de evitar colas en las oficinas y proteger al colectivo. 

El caso de BBVA

BBVA ha puesto una línea de 25.000 millones de euros para ayudar a gestionar a las pymes el impacto en sus negocios del coronavirus. Ha suscrito, además, una línea de 400 millones con el ICO para ayudas al sector turístico, y al igual que el resto de entidades ha habilitado también medidas para ayudar a los pensionistas. 

Según ha informado el banco, en los próximos días contactará con todos los pensionistas para informarles del ingreso de su prestación. Además, les recomienda que en caso de necesitar efectivo la retiren en un cajero por lo que del 25 de marzo al 5 de abril no va a cobrarles comisión. 

El Sabadell

El Banco Sabadell también ha adelantado el cobro de las pensiones y recomienda a sus clientes que retiren la prestación a través de cajeros o de la aplicación InstantMoney. Además, en los últimos días sus gestores están llamando a los 800.000 pensionistas que operan con la entidad para informarles de que ya tienen su dinero. 

También ha puesto encima de la mesa una línea de 15.000 millones de euros para paliar los efectos del coronavirus sobre las pymes. 

Bankia

Bankia, por su parte, ingresará este lunes las pensiones a sus clientes y también ha puesto en marcha una línea de liquidez de 14.500 millones de euros. Además, dice que está ya preparando nuevas medidas para aliviar la carga financiera a empresas y familias, que podrían ir más allá de las dictadas por el Gobierno. 

No hay que olvidar que el sector financiero ha sido considerado de interés general por el Gobierno durante esta crisis, tendrán un papel esencial para aliviar los efectos del coronavirus en la economía española. Tanto es así que ya se están cerrando los detalles de la financiación que avalará el Estado (100.000 millones) y que fue anunciada por Pedro Sánchez en su último paquete de medidas. 

Energéticas

Ahora bien, los bancos no son los únicos que juegan papel importante. El decreto del estado de alarma contra el coronavirus da capacidad también al Ejecutivo para intervenir en el sector energético para asegurar el abastecimiento. 

Las compañías que operan energía en España llevan semanas hablando con el Gobierno para mostrar su disposición, explicar sus planes de abastecimiento (garantizado por la caída de la demanda en las últimas semanas) y por las medidas adoptadas por las propias empresas para ayudar a los clientes más afectados por el coronavirus. 

Así, por ejemplo, Naturgy proporcionará energía gratuita a todos los hoteles y residencias que pongan sus instalaciones a disposición de la Sanidad. También está garantizando el suministro a hospitales, centros sanitarios o tiendas de alimentación. 

Dentro de esas firmas hoteleras, se encuentran cadenas como Hotusa, Ayre (de Abel Matutes y El Corte Inglés) o Room Mate.

Todo ello se une al plan de ayudas a pymes para que puedan aplazar las facturas de gas y luz y ayudarles a paliar los efectos económicos del Coronavirus. Un aplazamiento de hasta  Además ha paralizado también los cortes de suministro energético a los clientes vulnerables durante el estado de alarma.

Iberdrola ha puesto en marcha un plan de 66 medidas para garantizar el suministro y la seguridad de clientes y trabajadores. En los últimos días ha decidido priorizar los aumentos de potencia a hospitales y centros de salud, y está en contacto con todos aquellos a los que distribuye energía para comprobar suministros y, en caso necesario, dar atención inmediata. 

Ha puesto en marcha un plan de ayuda para facilitar el pago de las facturas de luz, gas y otros servicios para aliviar el impacto del coronavirus. Una iniciativa que se dirige a hogares, pymes y autónomos y que permitirá la flexibilización de los pagos, mediante el fraccionamiento de las facturas hasta en 12 meses y sin coste. 

¿Qué está haciendo Endesa? Un programa por el que no realizará ningún corte de luz por impago ante la situación por el coronavirus. También ha readaptado su servicio de atención al cliente y ha puesto en marcha un sistema para reducir el tiempo de asistencia a todos sus clientes en caso de avería.

El Corte Inglés y Mercadona

La distribución es otro de los sectores que en estos días está haciendo un esfuerzo importantísimo para que los supermercados estén abiertos y abastecidos para que todos aquellos ciudanos que lo necesiten tengan productos disponibles. 

El Corte Inglés, por ejemplo, ha decidido abrir los supermercados y parafarmacias este domingo. Una medida que se suma a otras tomadas con anterioridad como el refuerzo de click&collect (cuyos pedidos se han multiplicado por cinco). 

Tal y como refleja el decreto de estado de alarma, los centros comerciales de El Corte Inglés (excepto alimentación) están cerrados, pero de momento la compañía no se ha planteado la puesta en marcha de un ERTE. Por ahora está redistribuyendo a los trabajadores en los centros abiertos. 

Mercadona mantiene también abiertas sus puertas estos días, dando prioridad a las personas más mayores. También ha tomado distintas actuaciones para evitar aglomeraciones en los centros comerciales, y a partir del lunes será obligatorio el uso de guantes en el centro comercial. Por último, se va a poner una mampara de protección en las cajas para evitar el contacto entre cajeras y cajeros y clientes. 

El caso Inditex

Dentro del sector de la distribución destaca también Inditex, la compañía que preside Pablo Isla que ha puesto a disposición del Gobierno todos sus recursos de logística y distribución. También ha ofrecido que sus fábricas puedan hacer mascarillas y batas de protección para los sanitarios. 

Además, Inditex es una de las pocas empresas del sector que ha decidido aguantar el tirón del cierre de sus tiendas y no realizar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE). Una situación que se mantendrá, al menos, hasta el 15 de abril cuando debería terminar el estado de alarma decretado y que, previsiblemente, se renovará. 

El confinamiento ha obligado también a teletrabajar a miles de personas en toda España, y ha provocado un aumento del tráfico de las redes, demostrando que -en efecto- tenemos la mejor red de fibra óptica. 

Las 'teleco'

Telefónica, Vodafone, Orange y otros operadores se han comprometido con el Gobierno a desarrollar medidas especiales para ampliar, sin coste adicional para el usuario, servicios asociados a los móviles de particulares, autónomos y pymes. 

En el caso de Telefónica, la operadora ha decidido mantener abiertas sus tiendas para servicios esenciales. Además, se ha ampliado el contenido que ofrece a sus clientes de paquetes convergentes: ha aumentado en 30GB la capacidad de Internet, además de aumentar la oferta de contenidos infantiles y de ocio. 

Una medida similar a la adoptada por Vodafone, que la pasada semana decidía ampliar la oferta de contenidos infantiles, de entretenimiento, cine y documentales. 

Otras empresas no están tan expuestas al consumidor, pero todas ellas están aportando su granito de arena. Es el caso de Clece (del grupo ACS), que se ha convertido en la cara visible del batallón del personal que trabaja en el sector de la limpieza a través de Valentina, la limpiadora que desinfectó el atril del Congreso durante la última comparecencia de Pedro Sánchez. 

También compañías como Mapfre han redoblado sus esfuerzos en la atención de los clientes y otras otras como Mango o Puig han anunciado su colaboración con el Gobierno. La primera donando dos millones de mascarillas que llegarán esta semana, y la segunda con la elaboración de soluciones hidroalcohólicas contra el coronavirus. 

También Merlin Properties ha decidido ayudar a las pymes que se vean afectadas, sobre todo a los pequeños comercios que ocupan superficies comerciales en sus centro, así como a los hoteles que tienen edificios suyos en alquiler. Les condonará la renta durante el estado de alarma. 

Éstas son sólo algunas de las empresas que están luchando para acabar con el virus, pero son muchas más las que están dando la batalla, porque juntos acabaremos con el coronavirus.