El juez Manuel García-Castellón, que investiga un presunto espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas en la llamada operación Kitchen, ha llamado a declarar a los notarios Enrique Franch y Alberto Vela para aclarar la forma en la que protocolizaron, a petición del exsecretario de Estado de Interior Francisco Martínez, los mensajes de sms y whatsapp que éste afirma que se cruzó con el exministro Jorge Fernández en relación a ese operativo.

Noticias relacionadas

Martínez acudió en junio de 2019 a Vela, notario de Mahón, y cuatro meses después a Franch, notario en Madrid, para que dieran fe de que en su teléfono móvil aparecen unos mensajes fechados en julio de 2013 y guardados en un contacto identificado por él como Jorge Fernández Díaz, que pondrían de manifiesto que el exministro estaría al corriente de la operación Kitchen.

El exresponsable de Interior niega tajantemente conocer esa operación y haberse cruzado mensajes sobre ella con su antiguo número dos. Pero, además, ha aportado al juez un informe pericial que asegura que los mensajes protocolizados pueden haber sido manipulados porque no presentan las características morfológicas habituales de comunicaciones 'sms' o Whatsapp.

A petición de Anticorrupción, el instructor ha acordado citar a los notarios para aclarar cómo se produjo la protocolización de los mensajes. Ambos deberán acudir en calidad de testigos a la Audiencia Nacional en una fecha aún no determinada, pero García-Castellón advierte a Vela de que tendrá que estar asistido de un letrado "para preservar su derecho de defensa".

Chat con el notario

Esta cautela es consecuencia de que tanto Anticorrupción como el juez aprecian "indicios de la posible participación del notario en un [presunto] delito de violación de secretos".

La sospecha nace de un informe policial -puesto en valor por el defensor de Fernández Díaz, Jesús Mandri- referido al contenido del teléfono móvil intervenido a Martínez.

En el dispositivo aparece un chat con el notario Alberto Vela en el que éste pregunta a Martínez "¿Cómo se borra?". "Se borra el chat y ya está", le contesta el exsecretario de Estado de Interior.

Estos mensajes no hacen referencia a qué pretendían borrar, pero Anticorrupción y el juez sospechan que tiene que ver de alguna forma con la existencia del acta protocolizada porque los mensajes se intercambian en la mañana del 11 de marzo pasado.

Vela sabía desde el 9 de marzo anterior que el juez de la operación Kitchen había reclamado, a través del Órgano Centralizado de Prevención del blanqueo de capitales (OCP) del Consejo General del Notariado, el acta de manifestaciones de Martínez. Vela se negó a entregarlo al considerar que el OCP no era el cauce adecuado para tramitar la petición y reclamó tener en su mano el mandamiento judicial. El juez lo emitió precisamente el 11 de marzo y la Policía lo entregó al día siguiente al notario, que facilitó la información solicitada.

"Casualidad"

En el careo que Jorge Fernández y Francisco Martínez mantuvieron el pasado día 13 el segundo explicó que es amigo personal de Vela desde hace años y que fue una "casualidad" que chatearan en esos términos justo el día en que el juez estaba reclamando el acta protocolizada.

Martínez aseguró que lo que pretendían borrar era un chiste "subido de tono" que él había enviado al notario, con el fin de que no lo vieran sus hijos menores. 

Además de citar a los notarios, el juez ha vuelto a llamar como investigados a Eugenio Pino, exdirector adjunto operativo de la Policía, y al comisario jubilado Enrique García Castaño.

Anticorrupción ha pedido la nueva comparecencia de ambos para contrastar si pudo provenir de ellos uno de los mensajes protocolizados por Martínez en el que se daba cuenta de que "la operación se hizo con éxito, se ha volcado todo (2 iphone y 1 ipad)", en referencia a la consecución de información en poder de Bárcenas.

Martínez ha admitido que, aunque ese mensaje lo recibió desde su contacto Jorge Fernández Díaz, "podría tratarse de un reenvío" porque está redactado en términos propios de un funcionario policial.