Laura Borràs, portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, no acudirá esta mañana a declarar como investigada ante el Tribunal Supremo, que el pasado diciembre abrió contra ella una causa por presuntos delitos de prevaricación, malversación, fraude a la Administración y falsedad. Los hechos se refieren a la adjudicación irregular de contratos a favor de un amigo suyo por importe de  259.863 euros cuando Borràs era directora del Instituto de las Letras Catalanas.

Noticias relacionadas

De acuerdo con la investigación dirigida por la jueza instructora en Barcelona Silvia López Mejía, que elevó una exposición razonada al Supremo dada la condición de aforada de la diputada, Borràs "fraccionó ilegalmente" los contratos de programación informática del portal del Instituto de las Letras Catalanas (ILC) a favor de su amigo Isaías Herrero, dio una "falsa apariencia" de transparencia al procedimiento de contratación mediante la incorporación a cada contrato de otros tres presupuestos "simulados" utilizando a personas y entidades "comparsas" y el abono de facturas por conceptos "inventados" que Borràs y Herrero iban ajustando en cuanto a sus importes.

Pero Borràs considera que se trata de una "investigación ilegal" que "no habría existido si yo no fuera una conocida independentista". La portavoz de Junts per Catalunya dirigió el jueves por la tarde un escrito al Tribunal Supremo para comunicar que no acudirá a la citación realizada por el juez de la Sala Penal Eduardo Porres, designado instructor de la causa.

Tuit de Borràs sobre su citación en el Tribunal Supremo./ Twitter

La comparecencia tenía un carácter voluntario, algo que siempre hace el alto tribunal para dar a los aforados encausados la oportunidad de dar una explicación a los hechos que se les atribuye y poder, en su caso, lograr el archivo del procedimiento sin necesidad de tener que tramitar el suplicatorio. Porres tendrá que pedir ahora a autorización del Congreso si quiere tomar declaración a Borràs como investigada.

En el procedimiento constan numerosos correos electrónicos de Laura Borrás sobre la forma de contratar a su amigo. En ellos se leen indicaciones como "por cada presupuesto tuyo, yo he de hacer tres más. Con tipografías y formatos diferentes". "Podríamos hacer que tú te presentes a 4 y solo ganes 1, el + económico de su serie, la cooperativa ídem, APM Gestión ídem y la otra ídem. El resto los podríamos hacer con la empresa de Aleix y quizás con la cooperativa de Madrid. Si tú haces los 4 [presupuestos] vuestros, yo hago los otros".

Hacer "trapis"

Los indicios no se basan únicamente en los correos de Borràs. Herrero mantuvo conversaciones intervenidas por orden judicial en las que aludía a los amaños que presuntamente realizaba con Laura Borràs en el ILC.

En una conversación que se produjo el 6 de noviembre de 2017, Herrero expresaba a su socio, Marc G., su temor a que el control de la Generalitat por el Estado tras la aplicación del artículo 155 pusiera en evidencia sus "marrones" en el Instituto de las Letras Catalanas, que "hubiera una comisión económica que comenzara a mirar, pues bueno todos los gastos y comenzara a salir marrones, porque yo tengo una de marrones, buff (...). Yo con la Borràs, con la jefa, yo facturo con la cooperativa, yo facturo unos trapis por allí (...) yo tengo que hacer un presupuesto bueno y .... o sea tengo que hacer dos presupuestos buenos y cuatro de no buenos".