Iñaki Urdangarín, marido de la infanta Cristina y cuñado del rey Felipe, podrá seguir saliendo dos días a la semana de la cárcel de Ávila para realizar tareas de voluntariado con personas discapacitadas en el Hogar Don Orione (Madrid). La Audiencia Provincial de Ávila ha rechazado el recurso que la Fiscalía interpuso contra la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, que es confirmada en su totalidad y elogiada por los jueces de apelación "por sus brillantes, acertados y profusos razonamientos". 

Noticias relacionadas

La Audiencia rechaza que, como pretendía la Fiscalía, se deba exigir el cumplimiento de la cuarta parte de la pena para poder salir de la cárcel para trabajos sociales. Urdangarín, que ingresó en prisión en junio de 2018, está condenado a cinco años y diez meses de prisión, por lo que aún está lejos de haber satisfecho ese período de condena.

Pero la Audiencia señala que ese no es una exigencia que el Reglamento Penitenciario establezca para la realización de voluntariado por los presos fuera de la cárcel y reprocha al Ministerio Público que "pretenda extender la exigencia de un requisito normativamente no contemplado a un supuesto distinto de aquel para el que está expresamente previsto".

Tampoco cabe "sostener, como insinúa el Ministerio Fiscal, que haya sido la elección del interno la que ha determinado el régimen de cumplimiento al que se encuentra sometido", añade la Audiencia en referencia a la alegación de que si Urdangarin no puede realizar trabajos en prisión -como el resto de los press- y se encuentra solo es porque él habría elegido cumplir su condena en un módulo aislado de la cárcel de mujeres de Ávila.

El tribunal indica que el aislamiento en el que se halla el cuñado del Rey "viene impuesto por las características del centro de ejecución" de la pena, cuya elección "es competencia exclusiva de la Administración Penitenciaria por lo que cabe concluir ha sido ésta la que ha provocado, aun indirectamente, esa situación de aislamiento".

El aislamiento

La Audiencia considera que esa situación de aislamiento está teniendo efectos negativos en Urdangarín. Menciona, a este respecto, un informe de la educadora social de la cárcel en el que afirma que, “si bien en el interno no se observan las carencias de la mayoría de la población penitenciaria, sí consideramos que la falta de actividades le está afectado negativamente".

La Sala destaca igualmente otro informe técnico que señala que el apoyo de Urdagarín a las personas discapacitadas del centro Don Orione "parece muy enriquecedor y positivo, más cuando [Urdangarín] ya ha intervenido con personas en riesgo de exclusión como colaborador en otras ocasiones".

Según ese informe, la colaboración del marido de la infanta Cristina con la ONG Don Orione "podría verse como un paso previo a sus futuros permisos de salida y a una clasificación de grado más flexible y aperturista, favoreciendo la reintegración a la sociedad con normalidad y finalizando el aislamiento que impone la prisión". Puede ayudar, así, a su futura clasificación en el articulo 100.2 del Reglamento Penitenciario, que mezcla aspectos de los grados segundo y tercero.