El juez del caso Villarejo, Manuel García-Castellón, ha aceptado la solicitud de la Fiscalía Anticorrupción para que se investigue al Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) como persona jurídica en el caso Tándem o caso Villarejo

Noticias relacionadas

El titular del Juzgado Central de Instrucción número seis investiga ya a la entidad por los presuntos delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios, según confirman fuentes jurídicas a EL ESPAÑOL. 

La entidad entra así en la pieza número 9 del caso en la que se investigan los contratos del banco con el comisario en prisión José Manuel Villarejo, quien habría realizado distintos informes de espionaje por encargo de la entidad desde finales del año 2004 hasta 2017, por los que habría cobrado más de 10 millones de euros. 

Trabajos como comisario en activo

Entre esos informes que el comisario realizó desde su empresa Cenyt estaría el seguimiento a políticos del entorno del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, que estaría preparando a finales de 2004 el asalto al consejo de administración del banco. 

Villarejo habría realizado dichos trabajos, para los que habría accedido a información confidencial de distintas personas, siendo a la vez comisario en activo. Precisamente esa es la clave que sustenta el delito de cohecho, según la Fiscalía, para las empresas que le contrataron.

Ahora el banco tendrá que designar a un representante legal para que acuda a declarar en su nombre y aclare en qué consistieron los trabajos encargados a Villarejo y hasta qué punto conocían las prácticas presuntamente irregulares que utilizó en estos, así como su condición de funcionario en activo. 

Corrochano, el enlace

Hasta ocho exdirectivos del banco están investigados en la pieza secreta, entre ellos el exresponsable de Seguridad del banco Julio Corrochano, también excomisario, que habría sido el enlace directo entre el BBVA y Villarejo, según la investigación. 

La Fiscalía Anticorrupción le sitúa, de hecho, como uno de los receptores de presuntas dádivas o regalos de parte de la empresa del excomisario por conseguirle los contratos con la entidad bancaria. 

Según el informe que presentó el pasado miércoles el Ministerio Público al juez, "el análisis de la documentación en soporte papel y digital incautada en los registros practicados en el mes de noviembre del año 2017 y la documentación aportada por BBVA acreditarían que la contratación y los pagos presuntamente ilícitos a la mercantil Cenyt, titularidad del entonces funcionario del Cuerpo Nacional de Policía en activo José Manuel Villarejo Pérez, afectaron a varias áreas sensibles del Banco y a diversos ejecutivos de la entidad durante un prolongado periodo temporal".

Dichas contrataciones, según la Fiscalía, "habrían tenido por objeto el desarrollo de múltiples servicios de inteligencia y/o de investigación de naturaleza patrimonial y carácter ilícito, atendida la incompatibilidad de los encargos asumidos por el entramado empresarial Grupo Cenyt con la condición de funcionario policial en activo de José Manuel Villarejo (cohecho activo) y que, además, en el desarrollo de la prestación de los servicios contratados, habría implicado una reiterada injerencia en los derechos fundamentales de las personas mediante seguimientos personales y acceso a sus comunicaciones o a su documentación bancaria, lo que constituirían múltiples delitos de descubrimiento y revelación de secretos".