En el décimo aniversario del cese del terrorismo de ETA, el presidente del Gobierno y el líder de la oposición confrontaban duramente sobre la banda terrorista en la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados.

Noticias relacionadas

Pablo Casado preguntaba directamente a Pedro Sánchez si, tal y como anunció Arnaldo Otegi este martes en un encuentro con militantes de Bildu, hay una negociación abierta o pacto para liberar a los doscientos etarras que están en la cárcel a cambio del apoyo a los Presupuestos Generales del Estado de la coalición de la izquierda 'abertzale'. El jefe del Ejecutivo le contestaba con un "no rotundo". 

Casado le acusaba de "dejar atrás a las víctimas del terrorismo al acercar a un centenar de etarras con delitos de sangre", mientras que Sánchez acusaba al PP de utilizar políticamente el terrorismo cuando, señalaba, "ETA ya no existe". Algo que, afirmaba, "me llena de dolor, porque usted sabe cómo funciona el Estado social y democrático de derecho en España, y lo que impera es el imperio de la ley" le espetaba al presidente de los populares.

Desde su escaño azul de jefe del Gabinete, Sánchez acusaba al PP de trasladar una "visión amarga" del fin del terrorismo en cuya materialización reconocía el papel de los populares dentro de "un éxito de la democracia española". Si bien, matizaba, "es verdad que hubo un presidente socialista entonces, Zapatero, un lehendakari socialista, Patxi López, y un ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba" mención que arrancaba los aplausos de la bancada del PSOE. 

El líder del PP conminaba a Sánchez a romper con Bildu "hoy mismo" porque, argumentaba, "a ellos no les debemos nada" mientras que "a las víctimas les debemos todo, memoria, dignidad, verdad y justicia" remataba su intervención, ovacionado desde los escaños del Grupo Popular. Casado reivindicaba el fin de ETA hace un década como un triunfo de "las fuerzas policiales y el Poder Judicial" y no, apuntaba, de "las cesiones de Zapatero a Otegi. Y Otegi no es un hombre de paz, es un terrorista que secuestró a nuestro compañero Javier Ruéperez y que intentó asesinar a nuestro compañero y ponente de la Constitución, Gabriel Cisneros" concluía.