La noticia adelantada por EL ESPAÑOL de que ninguno de los expertos designados por el Ministerio de Sanidad para analizar la gestión de la Covid-19 es enfermero ha causado indignación en este colectivo profesional. Sus representantes quieren que el Gobierno escuche de una vez a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que instó a España en su día a incluir a una enfermera en el organigrama del Ministerio de Sanidad.

Noticias relacionadas

En nuestro país no existe la figura de la enfermera jefe, al contrario de lo que sucede en muchos países. De hecho, la OMS organiza todos los años una asamblea internacional en la que reúne a estos cargos y España se ve obligada a enviar a algún miembro de los órganos colegiales al carecer de esa plaza.

Cuando España se incorporó al Nursing Now, la campaña realizada en colaboración con el Consejo Internacional de Enfermeras y la OMS que buscaba influir en los gobiernos para invertir en enfermería, el Ministerio de Sanidad de María Luisa Carcedo se comprometió a poner en marcha medidas que prestigiasen la profesión. Una de ellas era, precisamente, crear la figura de la enfermera jefe. Su labor sería la de servir de enlace entre la profesión y el Ministerio de Sanidad.

Tanto el Consejo General de Enfermería como el sindicato enfermero SATSE quieren ver reforzada la presencia de este colectivo profesional dentro del Ministerio de Sanidad. Desde SATSE le han instado en varias ocasiones a poner en marcha una Dirección General de Cuidados y Humanización, capitaneada por una enfermera.

Dirección general

En la actual estructura del Ministerio de Sanidad existen varias direcciones generales (de Salud Pública, de Farmacia, de Recursos Humanos) en las que Carolina Darias descarga parte de peso de la gestión. La idea de SATSE es, básicamente, crear una dirigida por una enfermera para encargarse de los cuidados y su humanización.

La propuesta no resulta extraña al Gobierno, pues varias comunidades autónomas gobernadas por el PSOE incluyen esta figura dentro del organigrama de sus consejerías de Sanidad. Un ejemplo es Castilla-La Mancha. En esta región, Begoña Fernández Valverde es la encargada de gestionar la calidad asistencial del SESCAM (servicio castellanomanchego de salud).

Junto con Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja, Baleares, Asturias o Cantabria también cuentan con una dirección o subdirección de cuidados enfermeros. Un cargo que, por supuesto, está ocupado por una enfermera.

Según SATSE, el hecho de que un enfermero sea el responsable de dirigir este departamento responde a que "reúne el perfil más adecuado e idóneo al contar con la formación, cualificación y competencias necesarias".

Además, insisten en que es una forma de representar a uno de los colectivos profesionales con más presencia en el sistema sanitario. Según las profesionales, la Enfermería constituye en torno al 45% de la plantilla en los centros de salud y alrededor de un 35% en los hospitales.

Desde 2019

La petición llegó por primera vez al Ministerio de Sanidad en 2019 y se volvió a remitir por carta al Paseo del Prado cuando Salvador Illa fue nombrado titular de la cartera de Sanidad. En ese momento, el sindicato solicitaba que, en la reorganización del organigrama de Sanidad, incluyera la citada Dirección General.

"Supondría un nuevo impulso y refrendo al papel de las enfermeras y enfermeros dentro del sistema sanitario público, tal como viene reclamando insistentemente la OMS y diversos organismos internacionales, así como un mayor desarrollo de sus competencias que redundaría en una mejora de la salud y calidad de vida de la ciudadanía", alegaban hace dos años.

Pero, aunque ahora todas las miradas estén puestas en el Ministerio de Sanidad, el Sindicato de Enfermería y el Consejo General han denunciado en múltiples ocasiones la ausencia casi total de enfermeras con responsabilidad en las consejerías de Sanidad de las Comunidades Autónomas.

De los 17 consejeros de Sanidad que había en 2019, sólo uno era enfermera, la todavía consejera de Baleares, Patricia Gómez i Picard. ¿El resto? Eran 11 médicos, dos abogadas, dos graduadas sociales y una economista.

"Ninguneo enfermero"

Tras conocerse la exclusión de los enfermeros del órgano de evaluación de la gestión de la Covid, el Consejo General de Enfermería ha querido denunciar el "gran error" de la ministra Darias y su "ninguneo" al sector. 

El Consejo General de Enfermería ha solicitado en un comunicado que "se cuente con las enfermeras" para la toma de decisiones: "Por nuestra formación y experiencia tenemos mucho que aportar".

"En el punto en el que nos encontramos frente a la pandemia se hace necesario aprender de los errores, que los ha habido, pero también poner en valor lo que se ha hecho bien, que ha sido mucho. El sistema debe mejorar y para ello es preciso que se reoriente hacia un modelo más dirigido a la prevención y al cuidado, un modelo en el que la Atención Primaria tenga más peso", concluyen.