Adriana Lastra ejerce ya a pleno rendimiento como vicesecretaria general del PSOE, cargo que ostentaba desde la vuelta de Pedro Sánchez al liderazgo socialista en 2017, pero que tenía relegado por su labor como portavoz parlamentaria, donde ahora será sustituida por el diputado canario Héctor Gómez.

Noticias relacionadas

La número del partido comparecía este lunes ante los medios de comunicación después de la reunión de la Ejecutiva Federal en la sala de prensa de la sede socialista de Ferraz, un lugar en el que será más habitual verla este curso político que en la del Congreso de los Diputados los martes, tras la junta de portavoces.

Lastra estrenaba su nuevo rol en el organigrama del PSOE arremetiendo contra Pablo Casado por su negativa a reformar el CGPJ en la prórroga de su mandato. Ratificaba así las acusaciones del presidente del Gobierno contra el líder de la oposición, quien a juicio de Sánchez mantiene un comportamiento "antidemocrático" en este terreno, como afirmó el domingo en una entrevista en El País. "Antidemocrático e irresponsable" apostillaba Lastra. 

Pero no solo a su jefe de filas ratificaba la número dos del PSOE. También lo hacía, a preguntas de los informadores, con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en el centro de las críticas del PP después de haber dicho en una entrevista radiofónica que "los jueces no pueden elegir a los jueces". Esta referencia crítica a los planteamientos del primer partido de la oposición motivó que Casado pidiera directamente su cese como miembro del Consejo de Ministros. Lastra era escueta pero contundente sobre la polémica: "Ratifico palabra por palabra, en este caso, las declaraciones del ministro de Presidencia de nuestro Gobierno, de Félix Bolaños". 

Sus palabras se producían tras ser cuestionada por la posición del comisario europeo de Justicia, Didier Reyndes, quien en un informe ante el Parlamento Europeo de la semana pasada sobre la situación del Estado de derecho en España abogaba por "el establecimiento de un sistema de elección de los jueces-miembros del Consejo por sus pares, de acuerdo con las normas europeas".

Lastra decía que el debate sobre el modelo de Poder Judicial no puede eludir la actual polémica por la renovación del órgano de gobierno de los jueces en España, en la que a su juicio el líder del PP está mantieniendo "secuestradas las instituciones por interés partidista y personal" dado, que argumentaba, "mientras sigue el desfile de cargos de su partido por los tribunales, dando cuenta, día tras día, de los ya incontables casos de corrupción que les acosan" y "mientras ex ministros [del PP] señalan a la dirección de su propio partido, el señor Casado mantiene bloqueado el máximo órgano de gobierno de los jueces". 

Para Lastra, el presidente del PP "se dedica a secuestrar, día tras día y meses tras mes, la máxima ley del país, la propia Constitución". Y es que, aseveraba en tono serio, "si no tiene escrúpulos en incumplir la mismísima Constitución estando en la oposición, ya podemos hacernos una idea todos los españoles de lo que haría si alguna vez llegase al Gobierno", concluía.