Pedro Sánchez presenta este jueves el informe España 2050, una obra de la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia que constituyó el presidente en Moncloa nada más tomar posesión en enero de 2020. Este periódico ha tenido acceso al capítulo 6 de los nueve que componen el proyecto que, bajo el título Promover un desarrollo territorial equilibrado, justo y sostenible analiza el proyecto territorial de España.

Noticias relacionadas

En este documento, una de las principales conclusiones es que hay tres factores que han acentuado las desigualdades en el reparto poblacional durante las últimas décadas. Principalmente, "las diferencias fiscales entre Comunidades Autónomas, la complejidad del marco jurídico y normativo, y la ausencia de una política territorial coordinada". 

El trabajo, según las fuentes consultadas, no pretende tener un enfoque político ni ideológico. Es sobre todo un análisis de lo ocurrido en los últimos 30 años en el desarrollo de España, un diagnóstico de la situación actualuna descripción de los posibles escenarios que enfrentará nuestro país en las próximas tres décadas. Junto a este último aspecto, destaca una serie de propuestas de medidas que nos alejarían o acercarían a esos posibles escenarios

Competencia fiscal

Aun huyendo de toda adscripción política, según explica Diego Rubio -director de la oficina y coordinador del trabajo-, el documento sí coincide con algunos de los planteamientos del Gobierno de coalición. Por ejemplo, en la crítica a la diversidad fiscal del modelo autonómico español.

El informe describe cómo la competencia en las bajadas de impuestos que se pueden permitir las regiones urbanas más ricas "habría influenciado en la ubicación de recursos productivos y sedes sociales de empresas". Y esto habría generado una espiral de riqueza en determinadas ubicaciones y de empobrecimiento en otras.

06_capitulo_informe España 2050

España 2050 señala que este hecho estaría provocando una paradoja de "salarios que tienden a aumentar" pero también "gastos más altos" vinculada al tamaño de las ciudades en nuestro país. 

En contraposición, "la falta de diversificación de las economías rurales (muy dominadas aún por el sector primario) tiende a traducirse", señala el informe, en una limitación de las oportunidades de empleo y de desarrollo profesional, "sobre todo para las mujeres".

Sistema autonómico

En el aspecto territorial, el documento huye de la clásica polémica nacional sobre si el Estado autonómico es un modelo adecuado, efectivo, más o menos beneficioso, anquilosado o necesitado de revisión.

Lo que sí hace es señalar la descoordinación que ha generado el sistema de Comunidades Autónomas. No tanto por su implantación como por su desarrollo: "La pluralidad legislativa", explica, "habría limitado la creación de sinergias en el reparto de las infraestructuras y los recursos, afectando así a la distribución de la población en el territorio".

Y todo esto ha provocado determinadas dinámicas económicas y sociales con sus efectos perniciosos.

Por ejemplo, la migración urbana de los años 50 y 60 que comenzó "el vaciado" del medio rural, cuando sólo el 50% de los españoles vivía en ciudades. El estudio detecta que el proceso de despoblación ya ha llegado a las ciudades medianas. Una dinámica que, si no se detiene con medidas concretas, provocará que "en 2050, el 88% de nuestra población" sea ya urbana.

Según el documento, esto hará que las grandes urbes y sus áreas metropolitanas se vuelvan "más extensas y dispersas, haciéndose menos sostenibles social y ambientalmente". Y con ello, que muchos municipios rurales y ciudades medianas y pequeñas pierdan "dinamismo económico" y sufran "un notable declive social y patrimonial"

Pero para evitar eso, España 2050 propone aplicar "las políticas adecuadas", es decir, aprovechar bien "megatendencias como la digitalización y la transición ecológica". Según el trabajo de la Oficina Prospectiva, gobierne quien gobierne en los próximos años, se debe huir de los desarrollos urbanos de los últimos años "en las coronas de las grandes ciudades", que han provocado "más distancias", mayor uso del transporte privado y una sobreexplotación del suelo.

Cambio de modelo urbano

La propuesta concreta es "recuperar un modelo de ciudad mediterráneo, más compacta y de proximidad" y facilitar el acceso a la vivienda mediante una apuesta decidida por la vivienda asequible -el trabajo critica que en España sólo el 2,5% de los pisos se dedican a alquiler social, frente al 20% de países como Austria, Dinamarca u Holanda- y el impulso de la rehabilitación de edificios -si bien se celebra que la "calidad de las viviendas en España es superior a la media europea"-.

También se pide favorecer la implantación de zonas de emisiones bajas y el aumento de las zonas verdes. Todo, además, para transformar el modelo de movilidad en favor del transporte público, el carsharing y el uso de la bicicleta.

El informe España 2050 plantea que con la digitalización se podrá generarán oportunidades "laborales, de servicios y de ocio" que ayuden a "reforzar el papel vertebrador de las ciudades medias" y evitar su creciente despoblación. Mediante una mejor distribución de la inversión en infraestructuras se logrará "aumentar la diversificación productiva de los municipios de menor tamaño" asegurando el acceso a servicios y mejorando las conexiones de transporte y las infraestructuras tecnológicas.

Huir del politiqueo

El documento es un trabajo de un año, liderado por Diego Rubio, licenciado en Historia con premio nacional de Excelencia Académica, doctor por la Universidad de Oxford y, en el pasado, asesor de Naciones Unidas, la Comisión Europea y la Secretaría General Iberoamericana.

Al frente de la Oficina de Prospectiva de Moncloa desde febrero de 2020, Rubio trata de escapar de cualquier enfoque politizado sobre este documento: "Entre los más de 100 expertos con los que hemos trabajado", explica en conversación con este periódico, "hay especialistas de todas las sensibilidades". Entre ellos, hay especialistas del Banco Mundial y del Banco de España, de Naciones Unidas y la OCDE, o doctores universitarios.

Tanto se ha querido extraer este informe de la polémica política que su presentación, prevista para el pasado mes de marzo, "se retrasó hasta después de las elecciones madrileñas para darle el peso que merece, y es el de un ejercicio de Estado, aunque en España no estemos, por desgracia, acostumbrados".

Rubio dice que los trabajos se han inspirado en modelos como el finlandés y admite sonriendo que, aunque lo vaya a presentar el presidente Sánchez este jueves, "no es una proyección del Gobierno de coalición a 30 años, sino un trabajo académicamente ejemplar, nada ideológico ni politiquero".

El acto de presentación del informe se celebra este jueves a las 11.30 horas, en el Auditorio del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. A pesar de que Moncloa sostiene que no tiene un enfoque propagandístico, lo cierto es que junto a Sánchez estarán sus cuatro vicepresidentas. Además de los miembros del Gobierno, está prevista la asistencia de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; la presidenta del Senado, Pilar Llop; y el vicepresidente de Relaciones Institucionales y Prospectiva de la Comisión Europea, Maros Sefcovic.

Moncloa también ha cursado invitaciones a los líderes de las principales empresas, universidades, think tanks, fundaciones, ONG y asociaciones del país, así como muchos de los autores del estudio.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información