A Isabel Díaz Ayuso no se le resiste ni Chueca. La presidenta arrasó en las elecciones madrileñas del pasado 4 de mayo con un 45% de los votos y 65 escaños. Todo un huracán que tuvo su réplica en el barrio gay por antonomasia.

Noticias relacionadas

Dicen que las pasiones van por barrios, pero basta con darse un paseo por Chueca para comprender que el de Ayuso es un fenómeno que no entiende de demografía; mucho menos de edad, ideología u orientación sexual, pues de la Plaza de Zerolo al Mercado de San Ildefonso hay una consigna mayoritaria: Ayuso es "libertad".

"La gente se ha centrado más en la economía y en trabajar, que es lo que necesitamos", explica un vecino, que confiesa: "Yo trabajo en la hostelería, soy gay y la he votado; gracias a ella, que no nos ha cerrado los bares, hemos podido seguir trabajando".

Son muchos quienes opinan en este sentido: "Cuando te pica el bolsillo, votas a Ayuso"; "Nos ha dado libertad de movimiento y libertad para trabajar"; "Lo de que la izquierda defiende mejor los derechos de los homosexuales es propaganda"... Y así un largo etcétera.

Los vecinos vienen a refutar la creencia mayoritaria de que la izquierda continúa teniendo un nicho hegemónico en los homosexuales. Y es que, como explica un viandante, "hace años el PP votó no al matrimonio homosexual y la gente se ha estancado ahí, pero las cosas evolucionan y eso ha cambiado".

Una pareja que pasea por el barrio de Chueca admite su debilidad por Ayuso. Quique Falcón

Si algo queda claro es que en Chueca la devoción se profesa a Ayuso y no al Partido Popular. El barrio, tradicionalmente de izquierdas, optó mayoritariamente por Más Madrid y PSOE en las autonómicas de 2019, aunque ahora han sido relegados a segunda y tercera fuerza, respectivamente.

Sólo Ayuso ha logrado invertir la inercia. Su triunfo en las elecciones del pasado 4 de mayo se logró con un 35-40% de los apoyos en la zona de ocio del barrio de Justica. Unos 20 puntos más que hace dos años. El doble.

"El fascismo"

Los hay también críticos, aunque cuesta encontrarlos, que aducen que la presidenta "quiere recortar los derechos del colectivo". Y aseguran que jamás la votarían por sus "pactos con Vox", pese a que Ayuso podrá sacar adelante todas sus propuestas sin cortapisas, gracias a su mayoría (65 escaños) sobre la izquierda (PSOE, Más Madrid y Podemos suman 61).

"Ella dijo que iba a revisar los derechos LGTBI; no entiendo que aquí sea la más votada, no tiene sentido", afirma una joven sorprendida por los resultados.

Una vecina de Chueca, crítica con Ayuso, asegura no entender cómo la candidata popular ha ganado en el barrio. Quique Falcón

Hay quien, incluso, advierte del advenimiento del "fascismo": "Ayuso habla de que va a traer la libertad, como los fascistas, y se pone chaleco de cuero para parecer más chula, pero parece que eso le gusta a la gente". Quien habla es un señor de 47 años y origen rumano, que asegura saber lo que es el fascismo y por eso establece un símil entre la victoria de Ayuso y "cuando Hitler ganó las elecciones".

La hostelería: la clave

Su victoria puede atribuirse a muchos factores, pero el decisivo parece el trato dispensado a la hostelería, motor económico de la zona. Lo sabe bien Jaime de los Santos, diputado gay del Partido Popular en la Asamblea, que habla del "esfuerzo enorme que la presidenta ha hecho durante 14 meses para encontrar un equilibrio entre paliar los efectos sanitarios de la pandemia y salvar la hostelería".

De los Santos paseó por Chueca con la presidenta en plena campaña. "Por la calle recibía un 95% de halagos y tan sólo un 5% de comentarios fuera de lugar; todo el mundo quería hacerse fotos con ella y le daba las gracias", relata.

Fuentes del Partido Popular en la Comunidad de Madrid niegan haber seguido una estrategia definida para captar el voto del colectivo LGTBI y aducen que el eslogan de libertad "ha calado". Acaso porque, como dijo Rafa Latorre, "a Madrid se viene a que te dejen en paz".

"No tienes que desarrollar una estrategia para convencer al colectivo. Al colectivo lo que le interesa es que el transporte funcione, que la Sanidad funcione y que tengamos todos oportunidades laborales", zanja De los Santos, que critica la patrimonialización de la izquierda: "Que me digan una medida que el PP haya tomado en contra del colectivo LGTBI: no hay ni una".

La presidenta, "matrona de la hostelería" según se la conoce por estos lares, tiene hasta una pizza en su honor en un local de la zona: la Madonna Ayuso. Quienes la han probado aseguran que "está de dulce" -la pizza-.

Insigne boca de metro en la Plaza de Chueca. Quique Falcón

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información