"La ley dice que no se puede votar presencialmente si ya se ha hecho por correo". El propio Santiago Abascal explicaba la legislación pertinente respecto al derecho a voto tras haber pedido previamente que quien no se fiara, acudiera a votar presencialmente.

Noticias relacionadas

En una entrevista en Periodista Digital publicada este jueves, el líder de Vox animaba a aquellos que hubieran votado por correo "y desconfíen de qué puede ocurrir con el voto por correo" a que hicieran un voto presencial "porque anula el voto presencial".

Horas después, a través de Twitter, se retractaba: "Yo pensaba que lo anulaba, estaba equivocado". No sin antes señalar a Correos por los tickets de pago emitidos en sus oficinas a clientes que realizaban una gestión diferente.

Es por ello que Abascal ha pedido "una explicación transparente sobre las irregularidades vistas, para que los madrileños puedan tener todo la confianza en el proceso".

El caso de estos tickets ha provocado que la Junta Electoral Central (JEC) acordase este jueves ordenar a Correos que adopte "con la máxima celeridad" medidas que eviten que se sigan emitiendo justificantes de pago que recojan erróneamente referencias a "votos emitidos", unos errores que, entiende, pueden generar "inquietud entre los votantes".

Denuncia de Vox

Vox había denunciado la emisión de tickets de caja en los que aparecía la referencia "voto emitido" que no se correspondía con el tipo de envío realizado por el usuario, y que varias personas habían contado a través de las redes sociales.

En su escrito ante la Junta Electoral, Vox se hacía eco de las incidencias en el voto de varias personas, entre ellas una mujer que acudió a una oficina de Correos de la capital a enviar un paquete y recibió un ticket en el que constaba "voto emitido", sin que ella hubiese votado ni tuviese derecho a ello porque no estaba censada en la provincia de Madrid.

Casos como este, recogía Vox en su denuncia, se habían producido en numerosas ocasiones, motivo por el cual entendía la formación de Santiago Abascal que se podrían estar vulnerando derechos electorales. De hecho, su denuncia alertaba contra la "posible manipulación" de los votos emitidos.

Explicación de Correos

La propia Correos, en redes sociales, justificó este error alegando que "al realizarse el voto electoral se carga en la caja de la ventanilla para cobrarse (con importe 0€)". Tras ello, "al no imprimirse el ticket de compra, queda pendiente y se vincula el supuesto cobro al siguiente usuario".

"No obstante, este 'ticket' de caja no tiene ninguna validez legal ni efecto alguno en el proceso del voto por correo" y el cliente que lo recibe "no figura en el censo ni como solicitante ni como emisor de voto por correo", precisan las mismas fuentes.

Según cuenta Correos a Efe, desde la admisión hasta la entrega en el colegio electoral, los empleados de esta sociedad estatal verifican que no se ha manipulado ninguno de los sobres, que permanecen durante ese tiempo en la caja fuerte de la correspondiente oficina.

Y precisa la empresa estatal que estos casos puntuales tampoco afectan a la integridad del voto por correo de quien realmente lo ha ejercido, porque el tiquet de caja no sirve como justificante electoral.

Respuesta de la JEC

En su resolución, la Junta Electoral recoge que un informe de Correos detalla que estos errores no influyen en el proceso de voto por correo del votante al que correspondería realmente el justificante de pago, ni suponen su asignación a un votante distinto.

Pero pese a ello, este organismo asume que "la multiplicación de estos errores puede generar inquietud entre los votantes" y por ello ordena a Correos adoptar medidas para acabar con esta situación.

Pide también la JEC la compañía que haga pública una nota de prensa explicativa del error acontecido para conocimiento de todos los usuarios y votantes y que informe de forma inmediata a la Junta de las medidas adoptadas y de los datos relativos a las incidencias producidas, a día de hoy, en relación con este asunto.

Asimismo, la Junta Electoral recuerda que la Dirección General de Política Interior ya puso en conocimiento de la Junta Electoral la existencia de este tipo de quejas.