El candidato de Unidas Podemos a las próximas elecciones de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha arremetido este domingo contra el Partido Popular, cuyo proyecto, ha dicho, es "la destrucción de la democracia". En un mitin en Collado Villalba, él y otros dirigentes morados han buscado distanciarse del PSOE y posicionarse como el "único partido que puede hacer frente al fascismo".

Noticias relacionadas

El líder de Podemos ha comenza su intervención clamando "contra el fascismo y la violencia, ahora y siempre, resistencia" y ha reivindicado el 25 de abril, aniversario de la Revolución de los Claveles que devolvió la democracia a Portugal, como un día para celebrara que "en el ADN de la sociedad europea está el antifascismo".

Iglesias ha tomado como ejemplo la lucha de los portugueses para reivindicar que "no hay democracia si no hay condiciones para de democracia" de la misma forma que "no hay libertad si no hay instituciones de lo público". En esa línea, ha enfrentado el fascismo a la democracia y ha asegurado que esta disyuntiva es la que se juega en los próximos comicios del 4 de mayo. 

En esa línea se ha pronunciado también Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, que ha defendido que "al fascismo no se le discute, se le enfrenta en las urnas llenándolas de voto morado, el único partido que puede hacerle frente".

Así, los dirigentes morados han pretendido trazar una línea con el PSOE, e incluso con Más Madrid a raíz de lo ocurrido el viernes en el debate organizado en Cadena Ser. Bellarra ha reprochado a los candidatos de sendas formaciones, Ángel Gabilondo y Mónica García, haberse quedado un hora más después de que Rocío Monasterio no se retracctara al dudar de la veracidad de las cartas amenzantes y de la salida de Iglesias. 

"El viernes dimos una lección", ha aseverado también Iglesias. "No se puede consentir que cuando hay amenazas de muerte un lider de la ultraderecha diga que es mentira", ha afirmado, comparando además los carteles sobre los menores no acompañados con los de "la Alemania nazi".

De la misma forma, el líder morado ha dicho que "tuvimos que ser nosotros, otra vez, los que en nombre de Gobierno de España tuvimos que poner la denuncia" por las cartas con amenazas y balas recibidas por él mismo, el ministro del Interior, Fernado Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez.  "Qué casualidad que tuvieran que ser los ministerios de Unidas Podemos los que dieron respuesta al fascismo", ha aseverado.

También ha vuelto a reprochar la propuesta de Gabilondo de no subir los impuestos en los próximos dos años. "No basta con ganar si no se hacen politicas en la dirección contraria a la derecha. La mayor expresión de la democracia es la política fiscal. ¿Cómo puede hacer un gobierno de izquierdas que no exiga el cumplimiento de la ley?", ha ironizado.

"No nos volverán a votar si no somos valientes", ha continuado el líder morado. "¿Hay que pedirle permiso al Ibex-35 para gobernar Madrid? Hace falta valentía", ha esgrimido, como una forma de defender la democracia, que "no la trajo el rey corrupto Juan Carlos, sino la gente".