La Fiscalía de Madrid insta al juez del 42 de Instrucción de la capital a que investigue la presunta contratación de una niñera para el uso personal de Pablo Iglesias e Irene Montero a cuenta de los fondos del partido político Podemos.

Noticias relacionadas

Según el escrito remitido a Juan José Escalonilla, titular del juzgado, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el fiscal le reclama que abra una pieza separada dentro del llamado 'caso Neurona' a propósito de la denuncia de Mónica Carmona, exabogada del partido.

La Fiscalía quiere que averigüe si, como dice Carmona en una ampliación de su denuncia inicial, los líderes de la formación morada hicieron pasar como asesora política a Teresa Arévalo con el objeto de endosarle a Podemos los gastos de la cuidadora de su hija.

Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso de los Diputados. Europa Press

Según el texto, "dentro de la contratación fraudulenta de los gastos de campaña [la denunciante] refiere que Irene Montero habría contratado a un miembro del partido como cuidadora de sus hijos". Y que, siendo éste un asunto que se debe desglosar de la investigación principal -ya que no se circunscribe "a lo que se investiga en este procedimiento"- el juez sí debe investigarlo y no atender las alegaciones de Podemos, que pedía excluir las pruebas documentales y la ampliación de la denuncia.

Y esto es así porque Carmona, según la Fiscalía, ha aportado "documentación relativa a que I. M. viajó con su hija y T. A.  para un acto de campaña".

Entre los elementos que el fiscal reclama que Escalonilla investigue incluye, asimismo "una situación similar en relación a otra persona miembro del partido que según la noticia actuaría como escolta de I. M.", de la que también se "adjunta documentación"

Podemos reclamó al juez del caso Neurona que "rechazase de plano" las acusaciones realizadas por Carmona alegando que tiene una "enemistad manifiesta" con la formación política.

Carmona y Calvente

Estos hechos fueron denunciados por la antigua miembro del equipo jurídico de podemos y responsable de cumplimiento normativo. Mónica Carmona fue despedida en diciembre de 2019, junto a su compañero José Manuel Calvente, responsable de protección de datos de Podemos, al que los líderes del partido acusaron públicamente de acoso contra una compañera.

Calvente recurrió su resolución de contrato y, pasados los meses, logró que Podemos reconociera que nunca hubo tal "acoso laboral con agravante de género" al que se acogió el partido para despedirlo. En un acuerdo extrajudicial, la formación política de Pablo Iglesias admitió la improcedencia del despido y aceptó que Calvente pudiera emprender acciones legales contra Podemos a cuenta de la "falsa acusación".

Sin embargo, el partido nunca ha comunicado la razón por la que resolvió el contrato de Carmona. Extraoficialmente, fuentes de Podemos han alegado que era "amiga y trabajaba mano a mano" con Calvente.

Ambos denunciaron y sostienen en declaraciones a este periódico que se les echó de sus puestos de trabajo "precisamente cuando investigaban irregularidades contables, y presuntas malversaciones de fondos del partido" que podrían derivar en delitos de administración desleal.

Animadversión

Precisamente a esa "animadversión" acudía la representación legal de Podemos para instar al juez a no atender la ampliación de la denuncia inicial de Calvente y Carmona, en la que ésta añadió no sólo acusaciones sino pruebas documentales de que Iglesias y Montero habrían contratado a una niñera particular con fondos del partido haciéndola pasar por asesora política.

Fuentes del partido aseguran, en todo caso, que Arévalo es la jefa de gabinete de Montero. Y que, dado que la número dos de Podemos estuvo dando lactancia a la menor y la llevaba a su puesto de trabajo "en alguna ocasión, tanto Arévalo como otras personas se hicieron cargo esporádicamente de la bebé".

Este periódico informó de que Arévalo no sólo fue contratada por Podemos como asesora, sino que su sueldo ahora es a cuenta del Ministerio de Igualdad. Y de que ha seguido ejerciendo labores de cuidado de la menor en la antesala de las reuniones del Consejo de Ministros y en otras citas oficiales de la titular de Igualdad con miembros del Gobierno.

Arévalo en la actualidad, es parte del equipo de confianza nombrado por Montero en el Ministerio de Igualdad, con sueldo de casi 52.000 euros brutos anuales y nivel 30 de funcionaria.

No está preocupada

Irene Montero ha dicho este miércoles no estar preocupada por la petición de la Fiscalía, algo que considera una infamia para atacar a Podemos, informa Efe.

Fuentes del entorno de la ministra niegan que Arévalo sea la cuidadora de los hijos de Montero, que la fichó como jefa de gabinete antes de estar embarazada, y argumentan que son muchas las personas que han cargado a sus bebés en brazos, desde asesores a periodistas.

En Podemos consideran esta acusación forma parte de las diferentes denuncias en su contra, que acaban archivadas, el mismo destino que auguran a esta polémica.