Las grietas entre la vieja guardia del PSOE y la actual dirección no tienen margen para cicatrizar. El último cruce de declaraciones ha tenido lugar este viernes: varios ministros socialistas han respondido a las críticas lanzadas en los últimos días por el expresidente Felipe González, a quien le han pedido "dejar de lado las posiciones personales"

Noticias relacionadas

González advirtió este jueves a Pedro Sánchez de que no se puede construir un "proyecto de futuro" en España como "Estado nación" con partidos como ERC y Bildu y reivindicó su derecho a seguir dando su opinión: "No voy a consentir nunca que nadie me mande callar".

La primera en contestarle fue la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, reivindicando que "la España que ahora toca gobernar es muy diferente de la de hace 20 años; es radicalmente diferente, por muchas razones".

El martes, Adriana Lastra había sido la primera en lanzar el guante con una declaración similar. "Yo siempre escucho atentamente a nuestros mayores, pero ahora nos toca a nosotros. Somos una nueva generación a la que le toca dirigir el país y la dirección del Partido Socialista Obrero Español", dijo entonces. 

Este viernes, ha sido el turno de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha mostrado su respeto por las opiniones de González -que fue "un gran presidente del Gobierno"- al tiempo que ha reivindicado que "es el momento de pensar en los ciudadanos dejando a un lado posiciones partidistas".

Para Robles, "las opiniones" y "los consejos" siempre "son bien recibidos", pero ahora el compromiso del Gobierno es "claro e inequívoco": sacar adelante unas cuentas "que sirvan para que España se relance".

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, también ha dejado claro que la opinión del expresidente González siempre ha sido "tremendamente respetada" en su formación pero ha cuestionado que ahora también la respeten aquellos que eran sus "adversarios" y que pedían su dimisión, y que incluso "trataron de llevarle a la cárcel".

"Quiere decir que para la derecha, todo socialista bueno es aquel que ya no puede hacer demasiado", ha apostillado Ábalos en una entrevista en TVE. El también secretario de Organización del PSOE, le ha pedido al expresidente que ejerza su derecho a opinar con "solidaridad" y "empatía" con el Gobierno, porque las circunstancias en las que están gobernando ahora son "muy difíciles".

"Nosotros no mandamos callar a ningún referente nuestro. Lo único que pedimos es lo mismo que pedía él cuando ejercía su responsabilidad: solidaridad y una cierta empatía con las circunstancias que nos toca asumir en cada momento", ha reclamado.