PSOE y Unidas Podemos se han negado este jueves a condenar el "totalitarismo comunista" en el Congreso de los Diputados.

Noticias relacionadas

Los partidos que conforman el Gobierno de España han votado negativamente a la iniciativa del Partido Popular, que proponía condenar los crímenes del comunismo, así como los del "totalitarismo nazi". Una propuesta que sí ha contado con el apoyo de Vox y Ciudadanos.

Los populares instaban al Ejecutivo que preside Pedro Sánchez a incorporar los crímenes de raigambre marxista a su Ley de Memoria Democrática, aún en fase de anteproyecto. Pero ha sido en vano. 

Para instigar una condena que no ha llegado, el Partido Popular se remitía a la resolución que el Parlamento Europeo aprobó en septiembre de 2019, en la que animaba a todos los estados miembros de la UE a que hicieran "una evaluación clara y basada en principios de los crímenes y los actos de agresión perpetrados por los regímenes comunistas".

La resolución consideraba también que "deben mantenerse vivos los recuerdos del trágico pasado de Europa con el fin de honrar la memoria de las víctimas, condenar a los autores y establecer las bases para una reconciliación basada en la verdad y la memoria".

Aquel texto, que se aprobó por con 535 votos a favor, 66 en contra y 52 abstenciones, defiende que, mientras los crímenes nazis fueron evaluados y castigados en los juicios de Nuremberg, todavía sigue "existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo y otras dictaduras, evaluarlos moral y jurídicamente, y llevar a cabo investigaciones judiciales sobre ellos".

Por ello, el Partido Popular creía necesario seguir la línea marcada por Europa, en tanto en cuanto dicha resolución "corrige definitivamente la diferenciación que algunas instituciones y líderes europeos han realizado tradicionalmente entre unos totalitarismos y otros".

No lo han considerado así Unidas Podemos y PSOE, que han votado negativamente a la iniciativa que condenaba por igual el "totalitarismo nazi" y el "totalitarismo comunista".

Los argumentos

Los argumentos empleados por los grupos que han rechazado la iniciativa popular han sido de lo más variados. El primero en intervenir ha sido el diputado del PNV Mikel Legarda, que ha puntualizado que una cosa es una banda criminal, como fue ETA, y otra un régimen totalitario. 

También ha habido recurrentes alusiones al franquismo y a la lucha del PCE en la clandestinidad contra la dictadura, entre ellas la del actual general de este partido y diputado de Unidas Podemos, Enrique Santiago, quien ha acusado al PP de "caer muy bajo" con su iniciativa al querer equiparar a "víctimas y victimarios" lo que, a su juicio, es "complicidad con los crímenes de lesa humanidad".

También les ha recordado que uno de los padres de la Constitución, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, declaró su "admiración" por el PCE y les ha emplazado a elegir entre él o Santiago Abascal.

De su lado, el socialista Valentín García Gómez ha apuntado que el fundador del PP, Manuel Fraga, "se avergonzaría hoy de Pablo Casado". "Han evolucionado hacia el averno en lugar de hacia el liberalismo", ha espetado a los 'populares', a los que ha emplazado a romper sus pactos con Vox. "¿Qué dirían hoy de Adolfo Suárez, le legalizó el PCE", ha preguntado por su parte el portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

Desde Vox, su diputado Francisco José Contreras ha celebrado la "beligerancia anticomunista" del PP, pero le ha avisado de que, para que resulte "creíble" y para actuar con "coherencia" debería empezar por rescindir el acuerdo de cooperación que tiene con el Partido Comunista Chino, desde la etapa en que era secretaria general del partido María Dolores de Cospedal.