Alberto D. Prieto Agencias

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha reconocido este martes que se sentiría "más cómoda con el apoyo del Partido Popular" a los Presupuestos Generales del Estado. Ademas, Calviño ha criticado la enmienda conjunta presentada este martes por Unidas Podemos, ERC y EH Bildu a las cuentas públicas para prohibir los desahucios.

Noticias relacionadas

En una entrevista en Onda Cero, Calviño la vicepresidenta ha asegurado que le gustaría contar con "el máximo apoyo parlamentario" y, en concreto, con el principal partido de la oposición. "No entiendo cómo no está siendo constructivo, espero que se sume y negocie las enmiendas parciales", ha añadido.

Pero la clave de su enfado no estaba tanto con el primer partido de la oposición como con su socio de Gobierno. Calviño puede esperar del PP que se oponga a la ley más importante del Gobierno, la que le podría asegurar una legislatura larga; pero no comprende la actitud de oposición interna que ejerce Pablo Iglesias dentro del Ejecutivo.

Hartazgo con Podemos

Tras ser preguntada si la parte de Podemos del Consejo de Ministros aceptaría el apoyo del PP, Calviño ha dejado claro que el Gobierno no tiene que preocuparse de "estar aceptando o no" la concurrencia de otros grupos. "Tenemos que buscar el máximo apoyo de unos PGE que son buenos para el país, que es para lo que nos pagan", ha sostenido.

Sus declaraciones se unen a las de una alta fuente del PSOE y del Gobierno, que por la mañana también arremetía contra los morados: "Estamos encarando las novedades de un Ejecutivo con dos partidos, uno con 120 escaños y otro con 35, pero somos nosotros el grupo de 120 escaños que sostiene este Gobierno". También la líder socialista vasca, Idoia Mendia, vicelehendakari y socia del PNV, arremetía en Onda Vasca contra los de Iglesias este miércoles: "No saben ser Gobierno ni ser Gobierno de coalición... se va aprendiendo, espero que lo hagan".

Con cierto hartazgo con la actitud de Podemos, el secretario de Organización y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, se unía al coro, afirmando que él se enteró "por la prensa" de la enmienda conjunta entre Unidas Podemos, Esquerra y Bildu. Y recordó que si ese punto no estaba en el proyecto de Presupuestos, es que "ya se había hablado" y no se había llegado a un acuerdo. Es decir, que los morados no pueden enmendar lo que ellos mismos han pactado.

La vicepresidenta había insistido en su entrevista radiofónica en que "no es el momento de" poner "vetos cruzados" y en que el Gobierno debe "encontrar el camino para que todos los grupos puedan encontrarse identificados" en las cuentas públicas. "No es momento de manifestar preferencias, es momento de tender la mano e incorporar al máximo de votos y diputados", ha incidido.

De hecho, exactamente a la misma hora en que comenzaba la entrevista de Calviño, Iglesias arremetía contra ella en Twitter. Con unas palabras inequívocamente ofensivas, el vicepresidente segundo atacaba a la vicepresidenta tercera achacando a "enemigos muy poderosos" que estarían presionando a Calviño el hecho de que el Gobierno no apruebe su iniciativa en parar los desahucios incluso para quien se mantiene en una vivienda más allá de su contrato de alquiler: "Basta encender la radio para comprobarlo".

Un argumento que encajaría con lo defendido por Ábalos en el Congreso. Según el ministro socialista, "seguro que es insuficiente" la cobertura actual, pero "es necesario un ámbito de seguridad jurídica, para no generar mayor incertidumbre".

Es su Ministerio, de hecho, el responsable de la materia, y como recordó Calviño en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros -al decir "no conviene mezclar los temas, y esa enmienda no trata sobre las cuentas públicas"-, el departamento de Ábalos ya prepara una ley general sobre vivienda, "y un plan integral" para los próximos meses.

En este contexto, Calviño sí que ha hablado expresamente de Iglesias, sugiriendo que la enmienda tenga motivaciones distintas a las sociales: "A lo mejor es para buscar visibilidad", ha dicho. También ha vuelto a comentar el empeño de los morados en apostar por el bloque de la investidura, alejando así a Ciudadanos y al propio PP del acuerdod e Presupuestos. "Con todo el cariño: no voy a hacer juicio de intenciones, cada uno puede tener su propia opinión", ha señalado.

"Ganar visibilidad"

Con todo, la vicepresidenta ha instado a su compañero de gabinete a "centrarse en lo importante" y ha recordado que, "en materia presupuestaria, la competente es la ministra de Hacienda", María Jesús Montero.

Calviño también se ha referido al apoyo de EH Bildu a los PGE, y ha afirmado que a la Unión Europea no le "importa" con qué formaciones salgan adelante las cuentas públicas. "Podría elaborar más, pero le doy una respuesta muy clara: estamos inmersos en nuestras circunstancias y en el ruido de cada día, pero fuera de España no dan caso a estas cuestiones", ha espetado.

En cuanto a la enmienda sobre los desahucios, Calviño ha reconocido que no ve "preciso plantear un conflicto" con este asunto cuando los dos socios del Ejecutivo están "de acuerdo en proteger a las personas vulnerables". "Hay que evitar los desahucios pero también garantizar la seguridad jurídica", ha sostenido.

En esta línea, la vicepresidenta ha recordado que el Gobierno ha puesto el "tema del acceso a la vivienda como una de sus prioridades" y, en esta línea, ha señalado que existe una prohibición de desahuciar a personas en situaciones de riesgo hasta el próximo 31 de enero. "¿Qué quiere que le diga? Hay acciones que lo que buscan es visibilidad", ha zanjado.