Más de 100 organizaciones feministas integradas en la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres están inundando el correo del Ministerio de Igualdad con protestas hacia la Ley Trans que Irene Montero acaba de llevar a consulta pública.

Noticias relacionadas

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, las feministas de la Alianza están remitiendo estos correos con el asunto "La Ley Trans borra a las mujeres" para protestar por "las consecuencias en distintos ámbitos de la vida que tienen las atrocidades jurídicas" de la norma.

"Desde Contra el Borrado hemos desarrollado unas reflexiones de urgencia para que todas las mujeres feministas inunden el correo del Ministerio con estas aportaciones", anuncia la feminista Carmen Freixa a este medio.

-¿Y cuál es la respuesta?

-Todos los grupos estatales de mujeres feministas se quejan de que ese correo ni tan siquiera tiene una respuesta automática de agradecimiento y acuse de recibo.

Un silencio que, sin embargo, no sorprende. Tal y como adelantó este medio, Irene Montero ha evitado durante meses reunirse con las feministas ortodoxas, que son críticas con el Ministerio de Igualdad por su asunción de postulados queer que "borran la categoría de mujer". 

Lo que las feministas rechazan es que se introduzca en la legislación el concepto de "autodeterminación de género" en sustitución del "sexo biológico" como "hecho real sobre el que se construye la discriminación de las mujeres".

Por ello, la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres está animando a enviar vía e-mail un documento al Ministerio de Igualdad que alerta sobre las consecuencias prácticas de la aprobación de una norma que, a su juicio, "incluye elementos de borrado de las mujeres".

"Borra a las mujeres"

En primer lugar, el documento denuncia que "estas leyes, no amplían derechos para las personas transexuales, que es en lo que la ciudadanía piensa al leer el título de la propuesta", sino que permiten "el cambio del sexo legal a cualquier persona, aunque no sean transexuales y no experimentan disforia o incongruencia de género".

Aquí, la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres hace referencia a la novedad fundamental de la ley: que no será necesario tener un informe médico ni psicológico para cambiar el sexo legal del DNI.

Las feministas ortodoxas consideran que "ya existen leyes que reconocen formalmente los plenos derechos de las personas transexuales" y recuerdan que "los derechos de las mujeres se basan en el sexo": "Borrarlo es anular toda protección jurídica y normativa en materia de igualdad".

Por todo ello, el texto remitido por correo electrónico al Ministerio de Igualdad denuncia que la Ley Trans es "en realidad, el borrado de la mujer y la igualdad conquistada": "Plantea que el sexo es asignado arbitrariamente, y que cualquier persona puede modificar su sexo legal si manifiesta que tiene una identidad femenina, masculina, no binaria, fluida, etc".

"Si el sexo legal desaparece, desaparecen también los derechos de las mujeres frente al machismo", zanjan.

"Misógina y antidemocrática"

Con respecto al veto de Irene Montero a las asociaciones feministas contrarias a la Ley Trans, el comunicado es tajante: "Se nos está censurando y persiguiendo a las voces críticas. No sólo no hemos sido escuchadas, sino que se está imponiendo contra nosotras una censura selectiva".

Esta censura consiste, según denuncian las feministas, en ser silenciadas "mediante la etiqueta de discurso de odio".

Por último, la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres censura que "el comportamiento del Gobierno es inconcebible en democracia" y tacha la actitud de Irene Montero de "misógina y antidemocrática".

Lo cierto es que la consulta pública para la elaboración de la Ley Trans está abierta sólo hasta el día 18 de noviembre. Quedan menos de dos semanas para que se cierre el plazo antes de la redacción de la norma y las asociaciones feministas aún no han sido escuchadas ni han recibido respuesta por parte del Ministerio de Igualdad.