Las reacciones al decreto del estado de alarma no se han hecho esperar. En el PP, por el momento, optan por un perfil discreto y será mañana cuando fije firmemente su posición mientras que en Ciudadanos, aunque se muestran favorables a la medida, piden al Ejecutivo que no derive su responsabilidad a las comunidades y tome las riendas. 

Noticias relacionadas

El primero que se ha pronunciado en las filas populares desde la declaración de Pedro Sánchez ha sido el portavoz nacional del partido y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. En su perfil oficial de Twitter ha escrito que "los ciudadanos no merecen este desconcierto" ante un nuevo estado de alarma que estará en vigor este mismo domingo

En el mensaje, ha señalado que "hace apenas diez días" el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias,Fernando Simón, dijo que se estaba llegando un periodo de "estabilización", una declaración que contrasta con lo sucedido este domingo.

En la misma línea se ha pronunciado el portavoz del Senado Javier Maroto, defendiendo además que "el PP siempre ha tenido una posición de estado". "Lo primero es salvar vidas, pero si además se puede contribuir a no afectar la economía, hay que intentarlo. Esa es la clave", ha dicho.

El dirigente popular ha constatado que la dirección está "estudiando las medidas oportunamente" pero no se ha pronunciado negativamente al respecto. "La frase del no es no no está hecha con la etiqueta del PP, es una invención de Pedro Sánchez. En algunas ocasiones hemos dicho no, en otras hemos dicho sí. El equilibrio está en un punto intermedio", ha puntualizado. 

Los populares no desvelarán hasta este lunes la posición del partido sobre el estado de alarma. Será el presidente del partidido quien la manifieste este en la clausura de la primera sesión del XXIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que inaugura el Rey.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha solicitado en público y en privado al líder del PP, Pablo Casado, su apoyo a esta medida excepcional pero la cúpula de la formación quiere analizar bien lo que plantea el Gobierno.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha advertido también este domingo al líder del PP y a su dirección nacional de que "se equivocarían" si eligen rechazar la medida. 

Casado ha rechazado públicamente estos últimos meses un nuevo estado de estado de alarma. Es más, el 3 de junio votó en el Congreso en contra de la última prórroga y desde entonces ha apostado por una modificación de la ley orgánica de medidas especiales de Salud Pública de 1986 para dar un marco jurídico que ofrezca estabilidad y certidumbre a las autonomías, sin tener que estar al albur de lo que digan los tribunales.

Cs: mando único

Desde Ciudadanos, la postura es distinta. La presidenta del partido, Inés Arrimadas, ha confirmado este domingo que sus diputados apoyarán el estado de alarma cuando llegue al Congreso, pero ha pedido a Pedro Sánchez que que "tome las riendas" y no "intente derivar su responsabilidad" a las Comunidades Autónomas.

El partido naranja lleva semanas insistiendo desde hace semanas en la necesidad de esta medida para frenar el avance de la pandemia, cuya evolución ha calificado este domingo como "muy grave".

"Lo apoyamos [el estado de alarma] porque es necesario para tomar medidas restrictivas. Nuestro objetivo es evitar un confinamiento total como en marzo", ha explicado, aunque con un matiz. 

Desde Ciudadanos quieren que el Gobierno sea el que tome las riendas y coordine y no que "cada comunidad autónoma pueda hacer lo que le da la gana". Además, piden "un plan de rescate" para los sectores que, con las nuevas medidas, "se van a hundir".

Vox: totalitarismo

Desde Vox se han pronunciado en númerosas ocasiones en contra del estado de alarma y este domingo algunos de los diputados de la formación de ultraderecha ha aseverado en esa postura. 

"Una vez más, los gobernantes trasladan a los españoles las consecuencias de su propia ineptitud. Y pagamos con más recortes a nuestra Libertad", ha escrito en Twitter el portavoz en el Congreso del partido, Iván Espinosa de los Monteros.

"Avanzamos por el camino del totalitarismo, con el apoyo de los medios y políticos del consenso. En Venezuela ya conocen esta película", ha concluido.