Brais Cedeira Alberto D. Prieto

Entre abucheos, pitos y gritos de "¡Gobierno dimisión!" y "¡Fuera, fuera!" recibió parte del público congregado ante el Palacio Real a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias este lunes 12 de octubre, con motivo de los actos de la Fiesta Nacional. También Alberto Garzón fue silbado por algunos de los pocos que se acercaron al Palacio Real, en cuyo Patio de la Armería se celebró el acto, reducido por motivo de las medidas preventivas ante la Covid.

Era la primera vez que el Rey Felipe VI y los miembros del Gobierno se veían las caras después de la polémica por la ausencia del Monarca, a instancias del Ejecutivo, del acto de entrega de despachos a los nuevos jueces celebrado en Barcelona y las críticas posteriores del vicepresidente al monarca.

Frente al palacio se han concentrado varios cientos de personas que han lanzado gritos de "fuera, fuera" al paso de los vehículos oficiales media hora antes de que llegaran los Reyes. Todos los miembros del Gobierno estuvieron presentes, incluidos los ministros de Unidas Podemos.

Saludo al Rey

El vicepresidente Iglesias acudía por vez primera a los eventos de la Fiesta Nacional, ahora que forma parte del Ejecutivo, ya que todos los años anteriores, desde que en 2015 comenzó a ser diputado, envió a un dirigente de segunda fila de su partido en su representación. El líder de Unidas Podemos, con un pin antifascista en la solapa, saludó con sobriedad al Monarca, tal como hicieron la mayoría de los ministros.

Pedro Sánchez recibió al Rey, a la Reina Letizia, a la Princesa Leonor y a la Infanta Sofía en el patio. En la plaza se encontraban todos los integrantes del Ejecutivo, salvo la titular de Exteriores, Arancha González Laya, incluido el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (que nunca había acudido a esta celebración) y el resto de ministros de Podemos.

Después, sonó el himno de España, acompañado de cañonazos de honor, y tras pasar revista el Rey a la representación de los tres ejércitos, a la UME y a representantes de Samur y protección Civil, la Familia Real saludó, uno po uno, a los miembros del Gobierno y a los presidentes autonómicos presentes.

Ni el inhabilitado Quim Torra ni el vicepresidente que ejerce en funciones, Pere Aragonès. Nadie del Govern de la Generalitat catalana hizo acto de presencia, Tampoco el lehendakari, Iñigo Urkullu. Además, faltaban la presidenta de Baleares, Francina Armengol; el de Murcia, Fernando López Miras, por un contacto estrecho con un positivo en los últimos días; y Javier Lambán, de Aragón, que alegó motivos de salud.

Los actos, resumidos

El tradicional desfile que se celebra cada año en el centro de la ciudad ha sido suspendido en 2020, así como la posterior recepción en el Palacio Real.

El acto en la Plaza de la Armería consistió en un izado de bandera, un homenaje a los que dieron su vida por España, una imposición de condecoraciones y un breve desfile terrestre.

Sólo participaron en este desfile 527 efectivos de unidades ubicadas en Madrid a excepción de la Legión que, con motivo de su centenario, tendrá un protagonismo especial. Además de la Patrulla Águila.

Como homenaje a todos los participantes en la lucha contra la pandemia, además de la representación de las Fuerzas Armadas también están presentes miembros de organismos civiles como el Cuerpo Nacional de Policía, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, el SUMA, el ERICAM, el Cuerpo de Agentes Forestales de la CAM, el SAMUR, la Policía Municipal de Madrid y el Cuerpo de Bomberos tanto del ayuntamiento como de la Comunidad madrileña.

En reconocimiento a todos ellos se ha inspirado el lema de la celebración, "El esfuerzo que nos une", y que da título a un vídeo divulgado por el Ministerio de Defensa con motivo de este 12 de octubre.