La exportavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, ha acusado a la presidenta del Congreso Meritxell Batet de haber permitido "graves insultos" al rey Felipe VI por parte de Gabriel Rufián al tiempo que obligó a borrar del diario de sesiones sus palabras sobre el pasado del padre de Pablo Iglesias como miembro del FRAP.

Noticias relacionadas

"Primera escena: Batet retira mis palabras del Diario de Sesiones. Segunda escena: Batet defiende la libertad de expresión de Rufián", ha dicho la diputada del PP en la red social Twitter. 

El hecho al que hace mención ha sucedido esta mañana en la sesión plenaria, cuando el portavoz de ERC ha vinculado al jefe del Estado con el dictador Francisco Franco. Batet, lejos de corregir al dirigente nacionalista, ha amparado sus palabras en "la libertad de expresión" y ha hecho caso omiso a las quejas de otros grupos parlamentarios que exigían una rectificación. 

La presidenta de la Cámara baja ha tomado una decisión que dista de la que tomó cuando Álvarez de Toledo recordó el pasado del padre de Pablo Iglesias como miembro del grupo terrorista FRAP.

En aquella sesión plenaria de mayo, la todavía portavoz de la formación conservadora respondía así a las palabras del vicepresidente segundo de tildarla de "marquesa".  Pero Batet decidió eliminar el comentario de Álvarez de Toledo del diario de sesiones "de conformidad con el artículo 104.3 del Reglamento de la Cámara".

En ese pleno se debatía el escándalo del cese del coronel Diego Pérez de los Cobos por parte del ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska y la injerencia en la investigación judicial del 8-M. Sin embargo, el duelo dialéctico entre Álvarez de Toledo e Iglesias desvió el foco de atención.  

Demanda

Posteriormente, el padre de Pablo Iglesias decidió demandar a la dirigente popular por sus palabras. Le exigía 18.000 euros por vulnerar su derecho al honor.

La asociación constitucionalista Libres e Iguales, cuya presidencia recae en la propia Álvarez de Toledo, anunció una campaña para recaudar el coste de su recurso ante el Tribunal Constitucional para defender que la expresión "hijo de un terrorista" es "verdadera y la verdad no atenta contra el decoro parlamentario".

Ahora, Álvarez de Toledo ha informado que han recaudado el coste total del recurso: "Mi más honda y cálida gratitud a todos los que han contribuido a esta causa. Contra la arbitrariedad. Por la verdad".