Alcaldes de 31 ciudades, pertenecientes a 13 partidos diferentes, han acordado este martes reclamar al Gobierno central que sustituya el real decreto actual, que entrega 5.000 millones a los ayuntamientos que den sus remanentes al Estado, por otro que los distribuya sólo en función de la población.

Noticias relacionadas

Así, la reunión telemática que se ha celebrado esta mañana ha culminado con un documento conjunto respaldado por los primeros ediles de Alicante, Almería, Badajoz, Badalona, Barcelona, Cádiz, Córdoba, Girona, Granada, Lleida, Madrid, Málaga, Marbella, Murcia, Ourense, Oviedo, Palencia, Pamplona, Pontevedra, Pozuelo de Alarcón, Reus, Salamanca, Santander, Santa Cruz de Tenerife, Tarragona, Telde, Terrassa, Teruel, Torrelavega, Valencia y Zaragoza.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, que ha estado coordinando durante todo el verano las reuniones de los alcaldes contrarios al acuerdo entre el Ministerio de Hacienda y la FEMP, ha calificado el encuentro de "histórico" y ha asegurado que el acuerdo ha sido "fácil", pese a concitar a formaciones tan distintas como PP, ERC, BNG, PdCat, CC, PRC, Compromís, UPN, Cs, Podemos o Barcelona en Común en un momento de especial crispación en el ámbito político nacional.

Alcaldes de "prácticamente todos los partidos políticos" menos del PSOE, ha recalcado Azcón, quien ha afeado a los socialistas por preferir defender la posición de su partido en lugar de unirse a la posición mayoritaria de los alcaldes españoles y de defender a sus ciudadanos.

Ante esta situación, ha considerado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez, y más concretamente el Ministerio de Hacienda, debería hacer una reflexión sobre las soluciones que está aportando a las entidades locales, que más que soluciones son "nuevos problemas".

En ese sentido, ha advertido de que la solución del Gobierno ante la eventual no convalidación del real decreto no puede ser "castigar a las ciudades" porque haya habido alcaldes "rebeldes".

En su lugar, ha emplazado al Ejecutivo central a que recoja en un nuevo real decreto aquello en lo que "la inmensa mayoría estamos de acuerdo", ya que los partidos de los alcaldes firmantes suman cerca de 200 diputados en el Congreso.

Un nuevo real decreto que se caracterice por que el fondo de 5.000 millones para los ayuntamientos sea "justo" e "igual para todos", es decir, que se reparta en función de la población y no de cuestiones que afecten a la contabilidad nacional o de que dispongan o no de ahorros, de la misma manera que no se le exige esta condición a las Comunidades Autónomas, ha recordado.

Además, el también portavoz del PP en la FEMP ha añadido otras cuestiones que también han suscitado el acuerdo entre estos 31 alcaldes, como un fondo extraordinario para el transporte público, prorrogar el tiempo de ejecución de las inversiones financieramente sostenibles o la flexibilización de la regla de gasto en 2020 y 2021.

En cualquier caso, Azcón ha anunciado que los alcaldes contrarios al acuerdo local entre Hacienda y la FEMP acudirán presencialmente al Congreso de los Diputados el día en que se convalide el real decreto, ya que quieren que se les escuche después de haber pedido diálogo "por activa y por pasiva".

"Nos hemos cansado de ofrecerle diálogo a la ministra", ha lamentado Azcón, sorprendido porque, en su comparecencia en la Cámara de este lunes, en la que todos los portavoces excepto el socialista rechazaban su real decreto, no reaccionara anunciando un nuevo periodo de diálogo, lo que ha tachado de "incomprensible".

Su principal objetivo al abrir este frente contra el Gobierno de España, ha subrayado, ha sido la defensa de Zaragoza ante la aprobación de un fondo extraordinario de 5.000 millones para los ayuntamientos, del que iba a quedar fuera la capital aragonesa por no contar con remanente de tesorería cuando, por población, le corresponderían unos 71 millones.

"Las ayudas a la alimentación de los que viven en Sevilla no son distintas de las de los que viven en Zaragoza", ha remachado el alcalde popular, quien ha calificado también de "incomprensible" que se planteen millones de euros para diversas ciudades y que este dinero no llegue a la capital aragonesa, que es la que sufrió en primer lugar y con mayor dureza la segunda ola de la pandemia.